Joven de 21 años murió en Maldonado como consecuencia de un aborto ilegal

La mujer cursaba su quinto mes de embarazo y había consultado en el centro de salud para irrumpir su embarazo, pero no le fue permitido.

22 de febrero de 2016, 21:31hs

Una joven de 21 años falleció el sábado 20 en el Hospital de Maldonado como consecuencia de un aborto clandestino.

La mujer cursaba su quinto mes de embarazo confirmó a Subrayado Lilián Abracinskas, directora del colectivo Mujer y Salud en Uruguay (MYSU), y ya había consultado en el centro de salud la posibilidad de abortar, pero debido a lo avanzado del proceso gestacional, le fue negada.

La joven regresó con fiebre alta al hospital fernandino tras realizarse el aborto clandestino en la localidad de Nico Pérez, departamento de Florida.

La mujer debió ser intervenida y estuvo internada en el CTI durante tres semanas, falleciendo en las últimas horas como consecuencia de una insuficiencia respiratoria.

Autoridades policiales y judiciales de Florida investigan el caso, según publica FM Gente.

Abracinskas lamentó lo sucedido y consideró inconcebible la muerte de la joven en Maldonado. Aseguró que “lo que está ahora en discusión es la situación (de embarazos no deseados) en el segundo trimestre”, y agregó que “si una mujer pasa por el sistema, el sistema no puede quedar tranquilo que el caso quedaba fuera de la ley”.

Ahora, MYSU indagará “el tránsito” realizado por la mujer dentro del sistema legal de salud y que la llevó a practicarse un aborto clandestino que le costó la vida.

La directora de Mujer y Salud rechazó lo que llamó el “peregrinaje” de algunas embarazadas en los centro asistenciales, y mencionó de forma particular el caso de Maldonado, donde “por falta de recursos deben demabular por el departamento”.

Recordó el caso del procesamiento con prisión el año pasado de una mujer que se realizó un aborto en el cuarto mes de gestación.

La ley 18.987 habilita la posibilidad de interrumpir el embarazado en las 12 primeras semanas de gestación, hasta las 14 semanas en caso de violación, o en cualquier momento, si el embarazo representa un riesgo para la madre o en caso de malformación del bebé.

Se trata de la segunda muerte de una mujer que se realiza un aborto de forma clandestina desde que se aprobó la ley. El primer caso ocurrió en 2013.

BARRERAS. El Colectivo Mujer y Salud en Uruguay (MYSU) realizó un monitoreo de los servicios de aborto de Maldonado, Florida y Rivera donde se encontraron “barreras y obstáculos para el acceso a esta prestación”, según el Observatorio Nacional en Género y Salud Sexual y Reproductiva de MYSU en 2015.

MYSU asegura que “hay un déficit en la difusión de estos servicios parte de los prestadores del Sistema de Salud”, “lo que se traduce en una constatable carencia de información manejada por mujeres de estos departamentos”.

Denuncia que “las mujeres que acuden a estos servicios pueden enfrentarse a profesionales que intenten desestimular su decisión mediante consultas innecesarias, demoras e incorrectas derivaciones como forma de dilatar los tiempos hasta superar los plazos. Además, las rutas de acceso son complejas y varían de institución en institución. A esto se suma la falta de profesionales disponibles para brindar la atención, lo que se traduce en numerosas barreras que obstruyen la adecuada resolución de las decisiones asumidas”.

“El Estado debe defender y garantizar la correcta implementación de los servicios asegurando la difusión de los mismos desde una perspectiva de derechos y cumpliendo con lo que establece la ley”, dice el comunicado.

“La decisión de abortar no puede ser causa de muerte”, concluye MYSU.

Dejá tu comentario