PRÓXIMO VIVO 18:55HS
RECIBÍ EL NEWSLETTER
ESTE VIERNES

Joe Biden llega a Arabia Saudita en busca de petróleo y para intentar mejorar relaciones con Israel

El presidente estadounidense se reunió con el rey Salmán bin Abdulaziz y el poderoso príncipe heredero, Mohamed bin Salmán.

15 de julio de 2022, 18:44hs

El presidente estadounidense Joe Biden llegó este viernes a Arabia Saudita, donde se vio con el rey Salmán bin Abdulaziz y el poderoso príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, considerado por Washington como el instigador del asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Biden afirmó que puso el asesinato en 2018 del periodista Jamal Khashoggi "en lo alto de la reunión" con el príncipe heredero saudita Mohamed bin Salmán.

"Lo que ocurrió con Khashoggi fue escandaloso (...) Dejé claro que si vuelve a ocurrir algo así habrá una respuesta y mucho más", dijo Biden tras la reunión con Bin Salmán, a quien la inteligencia estadounidense considera como el instigador de la muerte del periodista.

La reunión entre Biden y Bin Salmán es el punto culminante de la gira del presidente estadounidense por Oriente Medio, con la que Washington busca convencer al reino saudita de que aumente su producción petrolera, y así bajar el precio de la gasolina antes de las elecciones de medio mandato en Estados Unidos (en noviembre).

Pero cuando era candidato, prometió mantener en estatuto de "paria" al reino después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi y tras ser elegido desclasificó un informe que señala al príncipe Bin Salmán en la trama para terminar con la vida del reportero, algo que Riad siempre ha negado.

Las autoridades sauditas siempre negaron la responsabilidad directa del príncipe en el asesinato.

"Sangre en las manos"

Imaginándose lo que Jamal Khashoggi habría tuiteado si viviera, Hatice Cengiz, la prometida del periodista escribió por Twitter a Biden: "¿Es esta la forma de hacer rendir cuentas que prometiste por mi asesinato?"

"Llevas en las manos la sangre de la próxima víctima de MBS", apodo con el que se conoce al príncipe Bin Salmán, añadió, junto a una foto del choque de puños que ambos líderes protagonizaron antes de su reunión.

La visita de Joe Biden fue especialmente criticada por las organizaciones de defensa de los derechos humanos, que acusan a la monarquía saudita de graves violaciones y de una dura represión de la oposición.

Justo antes de su desplazamiento a esa monarquía del Golfo, Israel dijo que no tenía "ninguna objeción" a la transferencia de dos islotes estratégicos a Arabia Saudita y a su vez, el país petrolero anunció la apertura de su espacio aéreo a "todas las aerolíneas", incluyendo israelíes.

La Casa Blanca confirmó después a la prensa que una fuerza multinacional de paz (en la que hay tropas estadounidenses), que lleva 40 años en el islote de Tiran, dejará la isla "de aquí a final de año".

Estas dos iniciativas podrían, según analistas, abrir una vía para un posible acercamiento de Arabia Saudita e Israel, un país que en 2020 regularizó sus vínculos con dos países aliados del reino saudita: los Emiratos Árabes Unidos y Baréin.

Biden se convirtió, de hecho, en el primer líder estadounidense en viajar directamente desde Israel a un país árabe que no reconoce oficialmente a este último.

"Se trata de un primer paso oficial hacia la normalización con Arabia Saudita", explicó el primer ministro israelí Yair Lapid.

Cumbre árabe-estadounidense

El sábado, Biden participará en una cumbre con dirigentes de las monarquías del Golfo y otros gobernantes árabes.

Una ocasión para impulsar la normalización que Israel comenzó a desarrollar con varios países árabes, con el objetivo de aislar a Irán.

Sin embargo, Riad, que denuncia a menudo la ocupación y colonización de los territorios palestinos, afirmó que solo es favorable a la normalización con el Estado hebreo si se resuelve la cuestión palestina.

Antes de viajar hacia Arabia Saudita, Biden visitó el hospital Augusta Victoria en Jerusalén Este, un lugar de la Ciudad Santa ocupado por Israel, donde anunció una ayuda de 100 millones de dólares a la red hospitalaria local.

Después, se reunió con el líder de la Autoridad Palestina en Cisjordania ocupada.

El presidente estadounidense reafirmó el apoyo de Washington a "una solución de dos Estados para dos pueblos".

Pero el jueves dejó claro que no pretende revertir el polémico reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel. Esta medida, de su antecesor Donald Trump, causó mucha indignación entre los palestinos, los cuales ven a Jerusalén Este como sede de su futuro Estado.

El primer ministro israelí dice que apoya la solución de dos Estados, pero no se espera que haya avances hacia un acuerdo de paz antes de las elecciones de noviembre.

Mahmud Abás, líder de la Autoridad Palestina, insistió en que había que llevar a cabo medidas políticas para terminar con el "apartheid" israelí en los territorios palestinos ocupados.

FUENTE: AFP

Temas de la nota

Dejá tu comentario