Internacionales Casa Blanca | Trump | Joe Biden | Biden | EE.UU.

Joe Biden acepta la candidatura Demócrata y comienza oficialmente su camino hacia la Casa Blanca

Prometió un plan para el Covid-19 desde el primer día de su eventual gobierno y dijo que se EE.UU no seguirá coqueteando con dictadores.

Joe Biden prometió este jueves "superar la temporada de oscuridad" en Estados Unidos al aceptar la nominación como candidato del Partido Demócrata en las elecciones de noviembre, en las que intentará que Donald Trump sea un presidente de un sólo mandato.

"Podemos superar esta temporada de oscuridad en Estados Unidos", dijo Biden en un discurso que corona una carrera política de 50 años en el que prometió, además, que su gobierno va a pasar la página del "miedo" y la "división".

Biden habló desde un centro de convenciones vacío en Wilmington, en Delaware, al final de una convención poco habitual, que debía celebrarse en Wisconsin pero terminó siendo casi completamente virtual debido a la pandemia de coronavirus.

"Llegó el momento de que nosotros, de que el pueblo se una", afirmó Biden que superó las expectativas tras terminar un discurso sin traspiés, después de sufrir varios chascarros al inicio de la campaña.

La crisis sanitaria, que ha dejado más de 170.000 muertos en Estados Unidos y ha llevado la tasa de desempleo sobre el 10%, estuvo presente en todo el evento, que esta vez se celebró sin multitudes de seguidores, ni globos ni vítores.

Biden prometió instaurar una estrategia nacional para hacer frente a la covid-19 desde el "primer día" de su mandato, si es elegido.

En su principal mensaje sobre política exterior, afirmó que será un presidente que apoya a los aliados y advirtió que "los días de coquetear con dictadores se terminaron".

Fuera del centro de convenciones, el Partido Demócrata instaló una pantalla gigante para poder seguir el evento como si fuera un autocine.

Un grupo de personas se instaló y vitoreó a las distintas figuras que comparecieron.

Tras el discurso, Biden y su esposa salieron a saludar a la audiencia, protegidos con mascarillas negras y disfrutaron de un espectáculo de fuegos artificiales, manteniendo la distancia con su compañera de fórmula Kamala Harris y su esposo.

Esta nominación consagra la tenacidad de Biden, que intentó llegar a la Casa Blanca sin éxito en dos ocasiones en 1988 y en 2008.

Durante todo el evento, los demócratas recordaron a Beau Biden, el hijo del candidato fallecido en 2015 por un agresivo cáncer.

En un guiño a Harris, que hizo historia como la primera mujer negra en ser nominada por un partido mayoritario como candidata a la vicepresidencia, la actriz Julia Louis-Dreyfus recordó su popular personaje en la serie Veep al conducir parte del evento.

La convención dedicó un espacio al voto por correo, que se espera que sea crucial por la pandemia y que está en el centro de una pugna con Trump.

- Trump en campaña -

Trump siguió la estrategia que mantuvo desde el inicio de la convención rival organizando un mitin el mismo día del nombramiento de Biden. Este jueves visitó Old Forge, una localidad en Pensilvania cercana al pueblo donde nació Biden, y advirtió a los votantes que un gobierno demócrata generaría "caos" y sería "su peor pesadilla".

Durante toda la semana Trump ha visitado distintas localidades en estados bisagra, aquellos donde los resultados pueden variar de una elección a otra, como Wisconsin, Arizona y Iowa.

Y coincidiendo con la convención demócrata, la cadena conservadora FOX emitió una entrevista con Trump, en la que reiteró sus afirmaciones de que el voto por correo puede conllevar fraude.

Después se lanzó contra Biden en Twitter. "En 47 años no hizo ninguna de las cosas de las que ahora habla. ¡Él nunca va a cambiar, son sólo palabras!", afirmó.

- Antiguos rivales toman la palabra -

Los demócratas buscaron proyectar una imagen de unidad contra Trump para dejar atrás las divisiones que lastraron al partido en 2016, y algunos de los rivales que se enfrentaron a Biden en las primarias protagonizaron una charla desde sus respectivas residencias.

Para sellar una campaña en la que un número récord de demócratas intentaron la nominación Bernie Sanders, Elizabeth Warren, Andrew Yang, Pete Buttigieg, Cory Booker, Beto O'Rourke y Amy Klobuchar aparecieron juntos.

"Todos nosotros ya seamos progresistas o moderados debemos estar unidos para derrotar a este presidente", dijo el senador Sanders, el último rival que abandonó la carrera en abril.

La detención este jueves de Steve Bannon, exconsejero de Trump, acusado de defraudar a ciudadanos que donaron dinero para construir un muro en la frontera con México, fue una buena noticia para los demócratas en el día final de la convención.

Trump se desmarcó rápidamente de lo ocurrido. Desde la Oficina Oval dijo que no sabía "nada de este proyecto".

En cuanto a los republicanos, su convención la próxima semana tampoco escapará del formato virtual y ya está rodeada de polémica por el anuncio de Trump de que recibirá la nominación desde de la Casa Blanca, rompiendo el mandato de separar sus actividades de gobierno de su campaña.

Un tartamudo en carrera

Durante la convención demócrata la historia de un adolescente tartamudo que agradeció a Joe Biden que compartiera su historia de lucha contra esta condición cautivó a las audiencias en Estados Unidos, con una inusual estrategia de destacar una dificultad que enfrenta un candidato.

En la última noche de la convención, Brayden Harrington contó en un video desde su hogar como había conocido a Biden en un acto de campaña en New Hampshire a principio de año.

"Sin Joe Biden, no estaría hablando con ustedes hoy", dijo el joven cuya sonrisa mostraba un aparato de ortodoncia.

"Él me contó que somos miembros del mismo club. Somos tartamudos. Y para mí fue increíble escuchar que alguien como yo logró ser vicepresidente", dijo el joven que pronunció con mucha dificultad algunas palabras.

Biden, que ahora tiene 77 años, tenía dificultades severas para expresarse cuando era niño y es algo que recuerda habitualmente en su campaña.

Brayden contó que Biden le contó que leía poemas en voz alta para practicar y le enseñó cómo marcaba sus discursos para hacerlos más fáciles de pronunciar.

"Yo soy un niño común y corriente y, en un lapso corto de tiempo, Joe Biden me dio más confianza sobre algo que me ha molestado toda mi vida", dijo el chico.

"A Joe Biden le importan las cosas. Imagínense lo que puede hacer por todos nosotros", señaló el joven.

En otro segmento de la convención, el mismo Biden recordó que cuando era niño tartamudeaba y que una vez su madre volvió con él a la escuela después de que llegara a su casa contando que la profesora lo imitaba diciéndole "B-B-Biden".

Biden contó que la monja se disculpó, pero que su madre le dijo: "Si alguna vez vuelve a hablarle así a mi hijo, voy a venir y le voy a arrancar el hábito de la cabeza".

Dejá tu comentario