AFP

Italia pide la disolución de grupos neofacistas tras violentas manifestaciones en Roma

Políticos, intelectuales y sindicalistas de Italia han exigido este lunes la disolución de los movimientos neofascistas que protagonizaron actos violentos el sábado en Roma, principalmente el asalto a la sede del mayor sindicato del país.

Políticos, intelectuales y sindicalistas de Italia han exigido este lunes la disolución de los movimientos neofascistas que protagonizaron actos violentos el sábado en Roma, principalmente el asalto a la sede del mayor sindicato del país.

Todo ocurrió tras una multitudinaria protesta pacífica contra la extensión a todos los lugares de trabajo del llamado "Pasaporte Verde", el certificado de la vacunación contra el covid-19 o de una prueba de diagnóstico negativa o de la recuperación reciente del coronavirus.

"El ataque fue perpetrado por formaciones abiertamente neofascistas, que provienen de la galaxia del neofascismo del siglo XX (...) Hay un hilo negro que las une", explicó en una entrevista a la AFP el politólogo e historiador Marco Revelli, autor de numerosos libros sobre la derecha y la izquierda en Italia.

La sede del sindicato Confederación Italiana del Trabajo (CGIL) sufrió serios daños materiales. Además, hubo un ataque al centro de urgencias de un hospital público y la policía tuvo que usar gases lacrimógenos para dispersar a los radicales apostados frente a la oficina del primer ministro Mario Draghi.

Algunos líderes del movimiento de ultraderecha Forza Nuova, instigadores de estos actos, están detenidos.

A muchos, estas imágenes recordaron a la génesis del fascismo en Italia, que aprovechó el enrarecido clima social, económico y político para llegar al poder a inicios del siglo XX.

"El pedigrí es muy claro, pertenecen a ese núcleo fascista", subraya Revelli, quien considera que "la pandemia les ha abierto nuevos caminos", subrayó.

"Es el momento de decirlo claramente. Las formaciones que se identifican con el fascismo deben ser disueltas", clamó Maurizio Landini, líder de la CGIL.

El ataque al sindicato, que ha defendido la obligación del pasaporte sanitario en las fábricas a partir del 15 de octubre, desató una oleada de indignación y solidaridad en toda la península.

Una manifestación nacional ha sido convocada para el próximo sábado con el lema "Mai piú Fascismo" (Nunca más fascismo).

El Partido Democrático (PD) de centro-izquierda y la formación antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5E) presentaron este lunes una moción enel parlamento pidiendo la disolución de Forza Nuova.

El líder del PD, Enrico Letta comparó lo ocurrido con el asalto al Capitolio de Estados Unidos.

"Grupos neofascistas han intentado utilizar esta difícil situación (pandémica) para actos de insurrección, nada más y nada menos que lo que ocurrió en Estados Unidos el 6 de enero" de 2021, afirmó.

Los partidos de extrema derecha, que lideran las encuestas de opinión, entre ellos Hermanos de Italia, de Giorgia Meloni y la Liga de Matteo Salvini se han negado a firmar la moción parlamentaria.

bur-kv/bl

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario