Internacionales

Irene se debilita al llegar a Nueva York

Ya degradada a tormenta tropical, Irene dejó 10 muertos en los 13 estados afectados. Se mantiene el alerta por inundaciones y tornados. El transporte sigue paralizado.

 

El vórtice del huracán "Irene" tocó tierra este domingo cerca de Coney Island, en la ciudad de Nueva York, y fue degradado a tormenta al bajar sus vientos máximos sostenidos a 100 kilómetros por hora, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

"El ojo del huracán se movió sobre la ciudad de Nueva York alrededor de las 9.00 hora local (13.00 GMT)", indicó el CNH en un boletín especial. Tras tocar tierra por tercera vez en territorio estadounidense, "Irene" se debilitó aún más y "fue degradada a tormenta tropical", dijo a Efe Félix García, meteorólogo del CNH.

"Irene" arrojará entre 15 y 30 centímetros de lluvia desde el este de Pennsylvania, Delaware, Nueva Jersey, Nueva York, hasta Nueva Inglaterra.

"Esas lluvias en combinación con las caídas las pasadas semanas podrían causar inundaciones extensas y repentinas que representarían un peligro para las personas, además de caídas de árboles, por estar los suelos saturados de agua", alertó.

Advirtió también que es posible la formación de tornados aislados en el norte de Nueva Jersey, el sureste de Nueva York y en el extremo sur de Nueva Inglaterra.

Tras la llegada de "Irene" al este de Estados Unidos, un millón de hogares se han quedado sin electricidad.

En Nueva York, tanto los ríos Hudson como East habían comenzado a rebasar sus límites, y en la parte baja de la isla de Manhattan se habían registrado las primeras inundaciones. Se espera que Irene continúe su recorrido hacia el norte el domingo, y alcance las costas de Nueva Inglaterra esta noche.

Durante la madrugada, "Irene" provocó cortes de electricidad en un millón de hogares Maryland, Virginia y la capital estadounidense Washington, donde ha llovido ininterrumpidamente desde la mañana del sábado.

En total, en los 13 estados afectados por el huracán, que emergió del Atlántico y tocó tierra el sábado a primera hora en Carolina del Norte, más de 4 millones de personas han sufrido cortes en el suministro eléctrico.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, urgió anoche a los neoyorquinos a permanecer en sus casas y afirmó que Irene "es una tormenta donde, si estás en el lugar equivocado en el momento equivocado, puede ser fatal".

Los meteorólogos han advertido de que, aunque el huracán haya pasado, las lluvias pueden continuar durante horas y podrían alcanzar entre los 25 y los 35 centímetros.

El transporte en la región noreste de Estados Unidos está totalmente paralizado: los principales aeropuertos han cancelado más de 10.000 vuelos, el servicio ferroviario y los autobuses han dejado de funcionar desde la tarde del sábado, y no se prevé que retomen sus operaciones hasta el lunes.

EFE
Foto: EFE 

Dejá tu comentario