InternacionalesIrán | Reino Unido | petróleo

Irán confiscó un petrolero británico en el Golfo

El "Stena Impero" fue abordado por los Guardianes de la Revolución por "no respeto del código marítimo internacional", señaló el ejército ideológico iraní.

Irán anunció este viernes que confiscó un petrolero británico en el estrecho de Ormuz por "no respeto del código marítimo internacional", en un nuevo episodio de la escalda de tensiones en la zona.

Reino Unido aseguró en cambio que Irán había incautado dos barcos en el Golfo. El ministro de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, dijo estar "profundamente preocupado" por estos incidentes, que calificó de "inaceptables".

Se trata de un barco británico y de otro "con bandera liberiana", precisó Hunt. Irán por su parte solo habló de un buque.

El propietario británico de este segundo petrolero, el "Mesdar", con bandera liberiana, anunció que el buque había sido liberado, después de haber sido abordado temporalmente por personal armado.

Estados Unidos denunció una "escalada de violencia" en este estrecho, por el que transita un tercio del petróleo mundial enviado por vía marítima, y Arabia Saudita anunció que, por primera vez desde 2003, las fuerzas estadounidenses tomarán posiciones en su territorio.

"El rey Salmán [...] aprobó alojar fuerzas estadounidenses con el fin de aumentar el nivel mutuo de cooperación para preservar la seguridad de la región y su estabilidad, y garantizar la paz", indicó un portavoz del ministerio de Defensa saudita, citado por la agencia estatal SPA.

Esto "tendrá un efecto disuasorio suplementario y reforzará nuestra capacidad para defender a nuestras tropas y nuestros intereses en la región frente a amenazas emergentes y creíbles", explicó en un comunicado el Mando Central de los Estados Unidos, que indicó también que hay "patrullas" vigilando desde el espacio aéreo la situación en el estrecho de Ormuz.

"LA PROMESA DEL GUÍA"

El petrolero "Stena Impero" fue abordado el viernes por la fuerza naval de los Guardianes de la Revolución iraníes por "no respeto del código marítimo internacional", señaló el ejército ideológico iraní en en un comunicado de Sepahnews, su portal internet.

El barco fue conducido "a la costa después de su captura y entregado a la Autoridad para el procedimiento legal y la investigación", agregaron los Guardianes en este breve comunicado.

El anuncio de la incautación del "Stena Impero" se produjo pocas horas después de que el Tribunal Supremo de Gibraltar decidiera prorrogar la detención del petrolero iraní "Grace 1" durante 30 días.

El buque fue detenido el 4 de julio por las autoridades de Gibraltar, enclave británico situado en el extremo sur de España, bajo sospecha de querer entregar crudo a Siria en violación de las sanciones impuestas por la Unión Europea a Damasco.

Teherán negó esta acusación y denunció un acto de "piratería".

El martes, el guía supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, dijo que Irán no dejaría "esta maldad sin respuesta".

En su canal Telegram, la agencia semioficial Isna publicó un video de las declaraciones de Jamenei con este comentario: "La promesa del guía de la Revolución se realizó hoy".

"ESCALADA DE VIOLENCIA"

El propietario sueco del "Stena Impero" confiscado el viernes confirmó haber perdido contacto con el navío tras un "ataque" en el estrecho de Ormuz.

En Washington, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Garrett Marquis, denunció una "escalada violenta del régimen iraní".

Estados Unidos fue "informado" de los acontecimientos y "trabajará con Reino Unido" sobre este tema, aseguró el presidente estadounidense, Donald Trump.

Poco antes de conocerse este nuevo incidente, Trump reiteró, contra los desmentidos de Teherán, que sus militares habían derribado un dron iraní que amenazaba una embarcación de su país, el "USS Boxer", en el estrecho de Ormuz.

Un responsable estadounidense indicó bajo condición de anonimato que Estados Unidos disponía de "pruebas claras" de la destrucción del dron iraní.

Las tensiones entre Irán y Estados Unidos volvieron a emerger con fuerza en 2018, cuando Trump se retiró del acuerdo internacional para controlar el programa nuclear iraní, considerándolo demasiado benevolente con Teherán, y reimpuso sanciones.

Washington ha reforzado su presencia militar en el Golfo, tras acusar a Irán de estar detrás de actos de sabotaje contra cuatro buques-cisterna cerca del estrecho de Ormuz en mayo pasado, y de dos ataques de origen desconocido a mediados de junio contra dos petroleros --uno japonés y otro noruego-- frente a las costas iraníes en el golfo de Omán. Teherán niega estas acusaciones.o que está pasando esta semana en Irán no tiene nada de sorprendente", tuiteó este viernes Suzanne Maloney, del centro de reflexión Brookings. "Así es justo como negocia Irán: el encanto empalagoso de [el canciller Mohamad Javad] Zarif y un puñetazo en la cara de los Guardianes de la Revolución. Son las dos caras de una misma moneda", consideró.

Procedente de Nueva York para una visita a la ONU, Zarif llegó la noche del viernes a Venezuela. El ministro de Exteriores, que no hizo ninguna declaración a su llegada, ofrecerá una conferencia de prensa en Caracas el sábado a las 21:30 GMT.

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario