Investigan suicidio y desaparición del cadáver de paciente del Vilardebó

Instituto de Derechos Humanos quiere saber por qué Soledad Olivera apareció en Cementerio del Norte. ASSE quiere saber por qué no la pudieron salvar

29 de febrero de 2016, 11:54hs


El Instituto de Derechos Humanos investiga las circunstancias del presunto suicidio y desaparición de una mujer internada en el Hospital Vilardebó, cuyo cadáver fue encontrado en el Cementerio del Norte dos días después de la denuncia el 18 de febrero.

Las denunciantes de la desaparición de la paciente Soledad Olivera fueron las psicólogas Mónica Giordano y Cecilia Baroni, integrantes del grupo Vilardevoz, informó el portal 180.com.uy.

La mujer estuvo internada en la Sala 16 –sala de seguridad femenina utilizada para judiciales– del Hospital Vilardebó.

Según los datos primarios, la paciente falleció el 20 de enero. Dos días después de la muerte, desde el hospital se comunicaron con una integrante del equipo técnico de Vilardevoz para notificarlos de la muerte y les dijeron que la paciente se ahorcó en una de las salas de seguridad.

La madre de Olivera y su hermana está en situación de calle. Son usuarias de los refugios del Ministerio del desarrollo Social (Mides).

Ambas se enteraron del supuesto suicidio ocho días después a través del grupo Vilardevoz, un proyecto de comunicación y terapia llevada a cabo por los internos.

Como familiares reclamaron el cuerpo al hospital. Tuvieron contacto con el subdirector del Vilardebó, Santiago Cusmanich, quien señaló que el cuerpo se encontraba seguramente en el Instituto Técnico Forense.

Cusmanich les dijo que se había abierto una investigación del suicidio y les dijo que la sala donde murió la paciente iba a ser clausurada.

La investigación intenta determinar por qué el personal no llegó a tiempo para salvarla.

"Está todo filmado. Lo vieron en la cámara pero aparentemente llegaron tarde. Lo que estamos viendo ahora es justamente si los tiempos de respuesta fueron los estrictamente pertinentes", dijo Horacio Porciúncula, director de Salud Mental de ASSE.

Pero además, el cuerpo desapareció. No estaba en el Instituto Técnico Forense, como se señaló por parte del subdirector.

Según el portal 180, casi 20 días después de la muerte de Soledad, el 15 de febrero, desde Vilardevoz se comunicaron con el Hospital y les informaron que se seguían realizando gestiones para ubicar el cuerpo.

Ante la falta de respuestas, desde Vilardevoz se resolvió hacer la denuncia ante la INDDHH el 18 de febrero.

Dos días después, la hermana de Soledad encontró el cuerpo. Primero fue al ITF y ahí le informaron que el cuerpo no estaba en la morgue, que debía ir al cementerio para que le dieran la ubicación.

En cuerpo no estaba en el Cementerio Central. A recomendación de unso funcionarios, fue el Cementerio del Norte. Allí, la hermana de la fallecida consiguió una constancia de ubicación del cuerpo de su hermana. Estos datos fueron entregados a la INDDHH en la ampliación de la denuncia.

Dejá tu comentario