DeportesBarcelona | Eric Abidal

Investigan si expresidente de Barcelona compró hígado para operar a Eric Abidal

La interceptación de llamadas de Sandro Rossell por lavado de activos y coimas, dejó en evidencia -sorpresivamente- el presunto tráfico de órganos.

La justicia española investiga pruebas que acusan al expresidente de Barcelona Sandro Rossell de comprar un hígado en forma ilegal para trasplantar a su exjugador y actual secretario técnico Eric Abidal, informa este miércoles el periódico El Confidencial.

El escándalo salpica a todo el club catalán y pone sospechas sobre el regreso del deportista como funcionario en el último mes.

La institución salió a desmentir la afirmación y a desacreditar los términos de la investigación periodística.

Embed

El hecho que es investigado tuvo su origen en 2012 y la versión oficial en su momento fue que Abidal había recibido el órgano donado por su primero Gerard.

La difusión de cuatro llamadas telefónicas de Rossell dejan en evidencia su participación en el tráfico de órganos.

Los abogados de Sandro Rosell han enviado un comunicado, publicado por RAC1, en el que afirman "no tener conocimiento de estos hechos ni de si son ciertos, ni qué juzgado lo instruye ni por qué no se tiene conocimiento del mismo un año después". "Es extraño pensar que se puede comprar un hígado ilegal y trasplantarlo en un hospital público como es el Hospital Clinico".

Rosell está detenido desde hace más de un año en la prisión de Soto del Real. La ssemana pasada fue procesado por los presuntos delitos de blanqueo de capitales e integración en organización criminal, al considerar indiciariamente acreditado que utilizó una red societaria con ramificaciones en paraísos fiscales para blanquear 14,9 millones de euros de la Confederación Brasileña de Fútbol y otros cinco millones de Nike.

Las llamadas del escándalo fueron interceptadas por la Guardia Civil y la Policía Nacional en el marco de la otra investigación por delitos económicos. Por sorpresa, se encontraron con la nueva cuestión.

Allí se escucha a Rosell admitir implícitamente haber “comprado un hígado ilegal” para Abida,, quien era tratado por un cáncer diagnosticado en 2011.

El entonces jugador del FC Barcelona fue intervenido del tumor en un primer momento en el Hospital Clínic de Barcelona y pudo volver a los terrenos de juego solo un mes después.

Sin embargo, el club anunció en 2012 que el defensa francés había sufrido un empeoramiento y que necesitaba urgentemente un trasplante para poder afrontar la enfermedad.

El 10 de abril de ese año, tras encontrar un donante, Abidal volvió a Barnaclínic, la rama privada del Clínic, y fue intervenido con un resultado satisfactorio.

El Barça reveló entonces que el hígado había sido donado por un primo del jugador, desconocido hasta ese momento, que respondía al nombre de Gerard y residía en Francia. No trascendieron más detalles para respetar supuestamente el anonimato de ese familiar.

En el verano de 2013, Abidal abandonó el club molesto con la directiva de Rosell por no permitirle seguir en la plantilla.

Intervenciones telefónicas realizadas en abril de 2017 han permitido descubrir ahora que el episodio de la donación habría tenido un trasfondo más siniestro.

Las llamadas fueron entre el exdirigente blaugrana y uno o varios colaboradores —uno es identificado con su número de móvil y otro simplemente como “Juanjo”, por lo que podría tratarse de la misma persona—, en las que se reconoce de forma expresa la “compra de un hígado ilegal” para el jugador francés y se insinúa que la donación del supuesto primo fue un invento para evitar un escándalo.

La primera de las conversaciones se produjo el 20 de abril de 2017 a las 15:58, según consta en documentos a los que ha tenido acceso El Confidencial.

Rosell recibió una llamada desde el número XXX224778. Su intelocutor quería comentar una noticia del diario deportivo 'Sport' que se hacía eco de unas declaraciones de Abidal en las que este culpaba al expresidente del Barça de su marcha del club.

Del diálogo se desprende que el interlocutor desconocido hablaba sobre la noticia con Bartomeu (al que se refiere como Barto), amigo personal de Rosell y la persona que le sustituyó al frente del club en 2014.

Según el interlocutor desconocido, Bartomeu le dijo que el defensa galo era un “hijo de puta” por criticar a su antecesor.

El autor de la llamada le cuenta a Rosell: “Vamos a ver una cosa, es que no [inenteligible], Sandro… es que va contra nosotros [Abidal, se entiende]… a este tío le compramos un hígado ilegal”.

Rosell reaccionó a esa grave afirmación con un sonido transcrito por los investigadores como un sencillo “ummm”. Su intelocutor siguió: “Y vendimos que era del primo, ¡que era del primo! Le pagamos dos años de contrato, lo que le quedaba”.

A esta segunda revelación, Rosell ya respondió con un triple “sí”, corroborando presuntamente la veracidad de los hechos. Después, el diálogo discurrió sobre otros asuntos sin interés para la causa.

Estas tres últimas conversaciones, interceptadas entre el 27 y 28 de abril de 2017, forman parte de un segundo oficio sobre “la posible compra del hígado de Abidal” que fue enviado igualmente a la jueza Lamela el 11 de mayo.

Solo dos semanas después, el 23 de mayo, Rosell fue detenido en su casa de Barcelona por el presunto lavado de comisiones ilegales y enviado a prisión provisional. Tras el operativo, la instructora decidió remitir la pieza separada sobre la compra del hígado a un juzgado de la Ciudad Condal, al considerar que esos hechos no tenían conexión con el núcleo de su procedimiento.

A partir de ese momento, las diligencias sobre el presunto tráfico de órganos continuaron en Barcelona, concretamente en el juzgado número 28.

Esta misma mañana se conocía, tras la información publicada por este diario, que la titular de dicho juzgado envió una comisión rogatoria a Francia para contrastar las sospechas que se sustraían de estas conversaciones. No obstante, el ilícito penal, un delito de lesiones por tráfico de órganos, carece de correspondencia en la jurisdicción gala y por ello, la reclamación de la instructora no tuvo contestación, lo que provocó el archivo.

Abidal habló en numerosas ocasiones sobre su trasplante de hígado, pero siempre ha mantenido que fue una donación altruista de su primo Gerard.

El pasado 6 de junio, en el Día Nacional del Donante, recordó de nuevo cómo fue ese momento de su vida y reveló que sigue tomando medicación a diario.

Tiempo atrás creó su propia fundación para concienciar a la población de lo importante que es convertirse en donante.

Además, acaba de cumplir su sueño de regresar al FC Barcelona. Bartomeu lo contrató para que se haga cargo de la Secretaría Técnica. Fue presentado el 19 de junio.

Dejá tu comentario