Nacional

Investigan red de prostitución de menores en la Ciudad Vieja

Crimen Organizado e INAU investigan whiskerías. Mañana en el Ministerio de Turismo presentan un libro que ratifica perfil de consumidores de sexo ilegal y tarifas

 

El departamento de Crimen Organizado de la Policía investiga casos de prostitución infantil en la Ciudad Vieja y en otras zonas de Montevideo.

Las situaciones se han detectado en varios bares y whiskerías para marineros extranjeros, informó hoy El País.

Fuentes del Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay ratificaron la versión y dijeron que los principales clientes son marinos -de rango medio o superior- que gastan hasta 2.500 euros por los servicios sexuales.

Estas versiones se confirman en el libro "Consumidores de sexo" que será presentado mañana por la Red Uruguaya de Autonomías" (RUDA) en el Ministerio de Turismo y Deportes.

En la investigación -basada en testimonios protegidos-, algunos de los informantes justifican la actividad sexual con menores. "Hay mujeres que tienen 12 años y no lo aparentan. Aparentan 18 o 19. Ese es el gran tema", confesó Mario, de 38 años, transportista.

Uno de los tantos argumentos que usan para excusarse es que el circuito de menores y el de mayores funciona conjuntamente, y que es imposible determinar allí si las prostitutas son mayores o menores de edad, sostiene la investigación.

Los taxistas, sostiene el libro, son muchas veces facilitadores de encuentros entre consumidores de sexo y menores que ejercen la prostitución.

La autora del libro, la investigadora Susana Rostagnol, afirma que la explotación sexual de niños y menores está dada por la demanda, y sugiere que es este último aspecto al que hay que atacar.

Uno de los temas graves e incómodos de la investigación es el aval que de hecho recibe la actividad ilegal cuando es apoyada -por acción u omisión-  desde los círculos de poder.

El relevamiento situó en muchas de las whiskerías del circuito a "hombres que ocupaban altos cargos de gobierno". El libro no revela nombres, pero asegura que algunos de los clientes de estos negocios son personas "importantes del mundo de las finanzas" y otras cuya "apariencia social denotaba un alto status".

Dejá tu comentario