Nacional

Interpelan desde la hora 10 a la ministra de Educación María Julia Muñoz

La diputada nacionalista Graciela Bianchi quiere conocer cómo se manejo el presupuesto y por qué los resultados educativos no mejoran

La ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, es interpelada a partir de la hora 10.

La diputada nacionalista Graciela Bianchi será la encargada del llamado a sala de Muñoz, quien deberá responder por los resultados de los planes de enseñanza.

Bianchi quiere saber en qué se han gastado los 1,000 millones de dolares dispuestos en el presupuesto.

La ministra encabeza uno de los proyectos más importantes de la Administración Vázquez. En campaña electoral, el líder del Frente Amplio prometió un "cambio en el ADN" de la educación.

El plan de cambios se vio interrumpido, entre otras cosas, por las discrepancias entre Muñoz y los principales jerarcas del Ministerio de Educación y Cultura.

Estas discrepancias obligaron al retiro del subsecretario Fernando Filgueira y al director nacional de Educación, Juan Pedro Mir.

Muñoz también enfrentó además la resistencia de los gremios. Uno de los momentos álgidos fue el decreto de esencialidad que marcó un antes y un después en la relación.

La defensa de la ministra estará a cargo de los diputados José Carlos Mahia (Frente Líber Seregni), Gerardo Núñez (Partido Comunista) y Gonzalo Civila (Partido Socialista).

Bianchi es abogada y docente. Se hizo conocida a partir de su condición de directiora del Liceo Bauzá, desde donde esbozó duras críticas a los planes educativos.

En 2013 se incorporó al movimiento Todos del Partido Nacional, encabezado por Luis Lacalle Pou.

Según ella misma ha contado, en los años 70 y 80 fue militante del Frente Amplio. Fue secretaria del exsenador José Germán Araujo, representante de Democracia Avanzada, una aliza liderada por el Partido Comunista.

LA VIUDA NEGRA

María Julia Muñoz, de 66 años, es una de las figuras más controvertidas del gobierno de Tabaré Vázquez. Su estilo confrontativo y directo ha sido un elemento decisivo en los dos gobiernos del líder frenteamplista.

Comenzó a militar en la izquierda a los 16 años. Fue docente en el Departamento de Medicina Preventiva y Social dentro de la facultad de Medicina, y luego ejerció la gerencia general del centro Asistencial del Sindicato Médico del Uruguay (CASMU). De allí la reclutó el FA para integrarse al gobierno elegido en 2005.

Ha sido una de las dirigentes más firmes en el apoyo a Vázquez. De hecho fue una de las pocas dirigentes de primer nivel que apoyó el veto al a ley de aborto en su calidad de médica y ministra de Salud Públuca

Hasta 2010 presidió esa cartera, y lideró los cambios propuestos en el marco del Sistema Nacional Integrado de Salud que universalizó el ingreso de toda la población a todos los servicios. mutuales a cambio del pago de cápitas a las empresas del sector.

Con el ánimo de lidiar con los gremios ante los cambios propuestos en la enseñanza, Vázquez volvió a acudir a Muñoz al frente de una cartera compleja y expuesta a las polémicas.

Otra vez la ministra mostró su temperamento al confrontar con Filgueira, principal asesor del presidente en materia educativa, quien resolvió renunciar a su cargo de subsecretario.

También despidió al director nacional de Educación Juan Pedro Mir, a raíz de una declaraciones realizadas en el seno de su agrupación, el Frente Líber Seregni.

Además le solicitó la renuncia al director de la Biblioteca Nacional Carlos Liscano, en otro episodio que se hizo público, al tiempo que semanas atrás también obligó a la salida del director de secretaría del Ministerio, Jorge Papadópulos.

Según El País, estos antecedentes han hecho que Muñoz haya ganado el apodo de "viuda negra" porque "mata solo a valores"

 

 

 

 

Dejá tu comentario