MINISTERIO DEL INTERIOR

Interior controlará casos de libertad asistida con nuevo dispositivo de reconocimiento facial

El Ministerio del Interior presentó este martes nuevos dispositivos de reconocimiento facial para controlar a personas procesadas o condenadas en régimen de libertad asistida, es decir, que no están en una cárcel.

Se trata de dispositivos celulares que solo sirven para aplicar esta tecnología y no permite llamadas ni ninguna otra función, aseguró Fabián Rosano, Director Nacional de Supervisión de Libertad Asistida, del Ministerio del Interior.

Las autoridades definirán un perfil de las personas a las que se aplicará este nuevo sistema, que serán autores de “delitos muy leves, primarios, que no estén en situación de calle, que no tengan un consumo problemático, y que no estén en refugios”, agregó Rosano. En principio hay 700 personas elegibles para utilizar este sistema, que busca además reducir la cantidad de policías que deben ir al domicilio del procesado o condenado para verificar que cumple con el régimen de libertad asistida.

“Esto busca acompañar y apoyar desde un punto de vista tecnológico el uso de las tobilleras. Esto no sustituye a las tobilleras, siguen siendo dispuestas por la justicia competente, de hecho el Ministerio en este momento está haciendo una compra para aumentar la cantidad de tobilleras electrónicas”, indicó Rosano.

“Esto viene a sustituir y a mejorar el control que hacemos en domicilio”, destacó. Actualmente hay 1.100 personas con arresto domiciliario dispuesto por la Justicia que son visitados por un móvil policial para verificar su presencia en el lugar.

El nuevo dispositivo de reconocimiento facial sustituye esa visita presencial de un policía a la casa del imputado o condenado.

“Esta tecnología mejora el control y reduce el personal policial que va a los domicilios”, detalló el jerarca.

¿Cómo funciona?

“Según perfiles de seguridad, a algunas personas se les va a dar el dispositivo electrónico, y ese dispositivo va a hacer, de forma aleatoria durante el día, un tipo de llamada. Va a sonar una alarma, donde las personas van a tener que presentar su rostro (ante la pantalla), hacer algunos movimientos, y con la tecnología, la misma que se usa en aeropuertos, en la cédula de identidad, va a verificar el rostro”, explicó el director de Supervisión de Libertad Asistida.

“Esto cumple con las más altas normas de seguridad en reconocimiento biométrico por lo tanto es imposible que haya forma de burlarlos. Si la persona no responde, se hace un segundo llamado y si no responde se envía un móvil”, agregó.

El jerarca aseguró que por el momento estos dispositivos no se utilizarán para casos de violencia doméstica.

Dejá tu comentario