EconomíaUTE | energía

Informe técnico de UTE advierte sobre inversión insuficiente en distribución de energía

Para 2019 habrá "molestias sensibles" para los clientes si no se realizan inversiones por fuera de los límites fijados por el gobierno

Un informe técnico de UTE señala los problemas que acarrea la falta de inversión en temas técnicos y que están afectando la calidad del servicio el servicio de distribución de energía a los clientes, informa El País en su edición de este miércoles.

El documento advierte que para 2019 habrá "molestias sensibles" para los clientes y habrá "fuertes presiones" para que el área de Distribución ejecute inversiones por fuera de los límites presupuestales dispuestos.

El diagnóstico fue redactado en conjunto por las gerencias de distribución y comercial.

La preocupación ha llegado al Parlamento. El Partido Nacional llamó a sala a la ministra de Industria, Energía y Mineria, Carolina Cosse.

El presidente de la empresa estatal Gonzalo Casaravilla hizo saber que no podrá concurrir hasta el 10 de octubre a la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados.

AJUSTES

El presidente del sindicato de UTE, Sebastián Herrera, informó que la inversión en distribución pasó de 350 millones de dólares anuales a 80 millones.

El déficit fiscal que ha tenido que enfrentar el gobierno de Tabaré Vázquez tocó el presupuesto de UTE cuyas ganancias fueron, en buena medida, destinadas a Rentas Generales.

Según el informe, el ente tenía previsto invertir 2.300 millones de dólares en el ejercicio 2016-2020.

Sin embargo, el Ministerio de Economía le fijó un tope de 1.250 millones de dólares, que luego el ente consiguió elevar a poco más de 1.300 millones de dólares.

Herrera señaló que las proyecciones para el próximo invierno son preocupantes si no cambia el panorama.

CORTES

En 2018, los cortes llamaron la atención por su cantidad y duración. Uno de los que generó más controversia fue el que tuvo lugar el 1° de julio y que afectó Pocitos, Punta Carretas, Palermo y otros barrrios. En ese caso afectó a unas 5.000 personas en una zona pequeña pero de alta concentración de habitantes.

Luego a lo largo del mes otros que fueron ampliamente en medios y redes sociales.

Según el informe interno de UTE, hay clientes rurales que sufren un corte cada tres días.

Con motivo de varios apagones en Montevideo y en el interior, el presidente de UTE, Casaravilla, había descartado en el mes de julio estas denuncias por improcedentes e interpeló a los denunciantes

"¿Desde cuándo un corte de luz es noticia? Están dentro de los parámetros normales", dijo el titular de la empresa.

Casaravilla recordó que en los últimos años UTE ya había realizado una serie de inversiones de alcance histórico, especialmente a principios de la década cuando Uruguay estaba trabajando en un fuerte cambio de la matriz energética.

Las dos gremiales de trabajadores habían señalado que el talón de Aquiles estaba en la distribución.

El 24 de julio, Casaravilla salió a calmar los ánimos en los medios: dijo sentir “empatía” por las personas afectadas durante los apagones y aseguró que no es cierto que ahora haya más cortes de luz que antes. “Están dentro de lo normal”, enfatizó.

El presidente de UTE negó que haya problemas con las inversiones en el sistema de distribución de la energía, como denunció el sindicato.

También cuestionó a los dirigentes sindicales por retirar las guardias gremiales justo en el peor momento de los cortes de luz

BAJA Y MEDIA TRASMISIÓN

El presidente de la Asociación de Profesionales y Mandos Medios de UTE (Aprom), José Pedro Pena, dijo semanas atrás que la empresa estatal no hizo las inversiones mínimas en distribución, lo que se refleja en los recientes apagones que ha padecido la población.

Pena distinguió la escasa inversión en distribución contrapuesta con las inversiones que sí se hicieron en materia de generación.

En declaraciones a El Observador, el funcionario explicó: "Lo que se ha invertido en distribución no fue para los clientes en general, sino estuvo básicamente destinado a obras de carácter social para la zonas de asentamientos".

Por otra parte, en barrios densamente poblados como Pocitos "no hubo" inversiones de relevancia en baja y media transmisión y que solo se completaron "parcialmente" las obras previstas en esa zona puntual.

"La red queda más comprometida porque no tiene el respaldo necesario, pese a que está diseñada para operar con un respaldo mayor", señaló Pena.

Dejá tu comentario