PRÓXIMO VIVO 12:25HS
RECIBÍ EL NEWSLETTER
CRIMEN EN MAROÑAS

Imputan homicidio agravado al adolescente que asesinó a puñaladas a su novia mientras dormía

Verónica Bangueses de los Santos tenía 18 años. Su pareja, de 17, se entregó a la Policía y confesó el crimen. Reconoció haber consumido psicofármacos.

21 de agosto de 2021, 11:31hs

El adolescente de 17 años que asesinó de varias puñaladas a su pareja mientras ella dormía en su casa de Maroñas fue imputado por homicidio especialmente agravado.

A pedido de la Fiscalía de Adolescentes de 2º turno, a cargo del fiscal Gilberto Rodríguez, se dispuso su internación en el Inisa por 150 días, mientras continúa la investigación, informó este sábado la Fiscalía.

https://twitter.com/FiscaliaUruguay/status/1429064745890557953

La pareja tenía un noviazgo que llevaba más de un año y el adolescente de 17 se quedaba a dormir varias veces a la semana en la casa de ella, identificada como Verónica Bangueses de los Santos, de 18 años.

El miércoles, los jóvenes se encerraron en el dormitorio de la casa familiar ubicada al fondo de un terreno con varias viviendas donde viven abuelos, padres y hermanos y hasta el jueves a la mañana estuvieron ahí.

Que estuvieran tiempo encerrados en el cuarto era usual porque, según informó la Policía, la pareja era gamer, pasaba varias horas frente a la computadora con juegos en línea.

A las 7:30 de la mañana del jueves, el adolescente se fue de la casa, según captaron las cámaras de seguridad de la vivienda.

Verónica ya estaba muerta. Su novio la había apuñalado en varias partes del cuerpo con un cuchillo de 15 centímetros de hoja.

Casi 20 horas después, pasada la medianoche, la madre de la joven entró al cuarto porque había saltado la llave general de la luz que se encuentra en ese dormitorio y halló a su hija muerta a los pies de la cama en ropa interior, tapada con un acolchado y con la cabeza cubierta con un almohadón. Tenía varias heridas de arma blanca, entre ellas, en la cabeza y el cuello.

En el cuarto, había quedado el cuchillo que su novio usó para matarla. Tras cometer el femicidio, el joven se fue a la casa de su madre en Toledo y luego de que hallaran el cadáver de Verónica terminó confesado el crimen. La mujer lo entregó en la comisaría.

El menor dijo haber consumido psicofármacos y haber matado a la joven mientras esta dormía.

La Policía le incautó los championes con manchas de sangre. En su dormitorio, en la casa de la madre, encontraron más objetos con sangre: gorro de lana, billetera y boletos de ómnibus.

En diálogo con Subrayado, la abuela de la adolescente asesinada manifestó total desconcierto ante lo sucedido, puesto que el adolescente jamás había tenido manifestaciones de violencia: el joven contaba con la confianza de la familia.

Su nieta estudiaba Bachillerato y era la menor de tres hermanos. Dijo que jamás pensó que un caso de femicidio, de los que veía en el noticiero, ocurriera en su familia.

Dejá tu comentario