FENÓMENO NATURAL

Huracán Beryl se degrada a tormenta tropical tras impactar zona turística de México

Más de 25.600 efectivos de fuerzas de seguridad y de la eléctrica estatal CFE actúan en la zona de desastre para atender a sus habitantes y reparar daños.

Beryl se degradó este viernes a tormenta tropical tras tocar tierra como huracán en la turística Riviera Maya de México, donde de momento deja únicamente daños materiales, según un reporte preliminar del gobierno.

El impacto del fenómeno natural ocurrió a las 05.05 del centro de México, con vientos de 175 kms/hora, que produjeron caída de árboles, postes y daños en techos de edificios, además de cortes de electricidad en al menos tres municipios del estado de Quintana Roo (sureste), reportó el sistema de Protección Civil.

"Lo mejor es que en este primer reporte al parecer no hay pérdidas de vidas que es lo que más nos importa, el que nadie resulte afectado", dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su habitual conferencia matinal.

Los aeropuertos de Cancún, Tulum y Cozumel, adonde millones de turistas arriban cada año para disfrutar de las playas de esta región caribeña, no sufrieron afectaciones en su infraestructura, detalló por su parte la jefa nacional de Protección Civil, Laura Velázquez.

La gobernadora de Quintana Roo, Mara Lezama, confirmó en un video vía la red social X que la operación de la terminal aérea de Cancún se normalizó desde las 17.00, al igual que otras actividades económicas en el estado como el comercio y el transporte.

Previamente, 348 vuelos programados entre el jueves y el sábado fueron cancelados preventivamente en dicho aeropuerto, el más grande del Caribe mexicano.

Volviendo a la normalidad

En el centro de Tulum, muy cerca de la zona de impacto, el ejército mexicano instaló una cocina comunitaria para las personas que no podían regresar a sus casas debido a encharcamientos y bloqueos de vías, observó la AFP.

Álvaro Rueda, un albañil de 51 años, comentó que pese a la fuerza del viento su vivienda, hecha de materiales precarios, no sufrió daños y que la actividad en su barrio empezaba a normalizarse.

"La mayoría de las tiendas están abiertas ya (...), tenemos comida comprada, aunque sea enlatado pero hay comida", agregó.

Bomberos y personal de Protección Civil trabajaban despejando calles y avenidas que fueron bloqueadas por árboles caídos o cortando aquellos en riesgo de desplomarse.

Cerca de 2.200 personas se albergaron en 58 refugios temporales que se habilitaron de cara al arribo de Beryl, detalló Velázquez.

Más de 25.600 elementos de fuerzas de seguridad y de la eléctrica estatal CFE actuaban en la zona de desastre para atender a sus habitantes y reparar daños, agregó la funcionaria.

El último boletín emitido a las 18.00 por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), con sede en Miami, sostiene que Beryl se ubica 105 kilómetros al este de Progreso (norte del estado de Yucatán), y desata vientos con picos de 115 km/hora.

El Servicio Meteorológico de México desactivó la alerta de ciclón tropical para la zona este de la península de Yucatán, pero la mantenía activa para la región occidental, desde Cabo Catoche hasta Campeche.

"Se espera un debilitamiento rápido y continuo a medida que Beryl avance" por Yucatán este viernes, pero "se espera una lenta reintensificación" una vez que ingrese al Golfo de México, precisó el NHC.

Rumbo a Estados Unidos

El ciclón, sin embargo, ya no golpearía territorio mexicano pues su trayectoria prevista se desvió al noreste y volvería a tocar tierra como huracán en la costa de Texas, Estados Unidos, según el pronóstico.

"Afortunadamente para México ya no impactaría nuevamente en nuestro país", dijo Velázquez a la televisora Milenio.

Cientos de turistas fueron evacuados en la región y las autoridades pidieron a la población que se resguarde en zonas altas.

Beryl es el primer huracán de la temporada del Atlántico, que va de principios de junio a finales de noviembre, e impresionó a los expertos por la intensidad que adquirió.

A su paso por el Caribe dejó al menos siete muertos: tres en Granada, donde el fenómeno tocó tierra el lunes; uno en San Vicente y las Granadinas y tres en Venezuela, según autoridades locales.

Los servicios meteorológicos estadounidenses lo clasificaron durante su trayectoria como categoría 5, convirtiéndolo en el más precoz de esta potencia en los registros.

Científicos creen que el cambio climático, que provoca mayores temperaturas del agua, favorece estas tormentas y aumenta las probabilidades de que se intensifiquen rápidamente.

La Oficina de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) advirtió en mayo que la temporada de huracanes se perfila como extraordinaria, con la posibilidad de cuatro a siete huracanes de categoría 3 o más.

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario