Nacional

Hija de una mujer que se suicidó reclama que se hable abiertamente del tema

La madre de Virginia tuvo dos intentos antes de quitarse la vida. Su hija dice que tuvo el control y seguimiento adecuado y cuenta su experiencia.

Virginia Martínez es hija de una mujer que se quitó la vida tras dos intentos de autoeliminación.

En diálogo con Subrayado relató las vicisitudes que atravesó junto a su madre, golpeando puertas en busca de ayuda que no llegó como esperaba.

Alba se suicidó una tarde de marzo de 2010. Para Virginia, recordar aquel momento es muy removedor, pero se anima a enfrentar una cámara de televisión porque está convencida que se tiene que hablar más del tema, para que se abran puertas de ayuda que en su momento, a ella, no se le abrieron.

Contó que tras el primer intento de suicidio, su madre fue medicada, internada y siguió con su vida normal. “No hubo un seguimiento, no hubo un control”, aseguró.

Según su hija, la mujer iba a consulta con un psiquiatra pero cada dos meses. “No había un seguimiento mejor”, denunció.

“Golpee muchas puertas y no se abrieron”, dijo Virginia y citó a la Fundación Cazabajones y al hospital Vilardebó.

Contó también que luego del primer intento de suicidio de su madre escondió cuchillos, pastillas, cubiertos y hasta el hipoclorito.

“El suicida es muy manipulador. Quiero esto y si no lo consigo ya sabés cómo puedo terminar y el culpable sos vos. No, el culpable es la falta de ayuda”, apuntó.

A pesar del momento trágico que atravesó, Virginia les habló a los familiares que están atravesando situaciones complejas con potenciales suicidas en sus familias: “Hace siete años atrás no se podía hablar del suicidio, era mala palabra, ahora se puede hablar”.

EXPERTOS. Dos investigadores de la Universidad de la República, Pablo Hein y Cristina Larrobla, presentaron un libro que reúne datos y estadísticas sobre el suicidio en Uruguay.

Se suicidan más hombres que mujeres y sobretodo adultos mayores, pero también muchos niños y adolescentes.

Dejá tu comentario