Internacionales

Hannen Nasser, la refugiada siria que encantó a los argentinos

Tiene 24 años. A través de una prima lejana cayó en una lejana ciudad de La Pampa. Está agradecida, se siente querida y planea su vida como fotógrafa

La llegada de la joven siria Hannen Nasser fue celebrada con bombos y platillos en la sureña localidad pampeana de Parera.

El caso es un paradigma de cómo algo distinto. Forma parte del Programa Especial de Visado Humanitario para Extranjeros Afectados por el Conflicto en la República Arabe Siria.

Nasser reside en la localidad de Parera, de apenas 2.500 habitantes, ubicada a 250 kilómetros de Santa Rosa, junto a María Belén, quien en 2012 conoció a la joven por Internet cuando buscaba familiares por las redes sociales.

La idea de que tenía una prima lejana en la Pampa le dio fuerzas para zurcar medio mundo y cambiar de vida.

En octubre del año pasado, María Belén se ofreció como “Familia Llamante” y el 16 de julio pasado la recibió en su casa.

Ella no tiene nada que ver con los paradigmas ideados para el cono sur por países que, como Uruguay, planearon población inmigratoria de tipo rural, pensando en un combo ganar-ganar que se volvió un boomerang: muchos de los refugiados preferirían devolver las tierras y marcharse a otro lado.

El perfil de Hannen Nasser es distinto: proviene de una familia urbana, con aspiraciones profesionales.

Espera que su hermana termine la carrera en la Universidad de Damasco para seguir sus pasos en 2017.

Tan bien le cayó la estadía en Parera, que piensan rearmar sus vidas desde allí.

Nasser, de 24 años, llegó el 15 de julio. Es cierto: la prima María Belén Nazer (escrito con Z, por los vaivenes alfabéticos de los viejos registros civiles) ha sido un nexo imprescindible para que su historia de inmigración se concretase.

No es que tenga una vida privilegiada. Por el contrario ha pasado muchas dificultades, y no solo materiales, sino también espirituales a causa del desarraigo y el medo a lo que vendrá para sus familiares.

Pero a casi dos meses de residir en el país puede empezar a pensar en construir un futuro en el país, donde afirmó haber encontrado “paz y tranquilidad”.

En esta entrevista con Télam, Nasser recordó que en su primera semana en Argentina le “fue muy difícil dormir, casi imposible, por el asedio de la prensa; en la segunda quincena de julio estuve enferma, con una gripe muy fuerte, pero ya me recuperé y ahora ya estoy bien para seguir”.

“Quiero seguir con la fotografía, seguramente ese será el camino”, dijo Nasser que también se refirió al conflicto bélico en Siria y agregó que se mantiene conectada con su familia a través de las redes sociales.

Su principal objetivo es que su hermana Lilian se recibe de ingeniera civil y pueda salir de Siria. Agregó que detrás de ella vendrá su hermano Tarek, el menor.

Hannen confesó que se siente a gusto viviendo en La Pampa y destacó su buena adaptación al clima de la provincia, “sobre todo con la neblina durante las mañanas”.

Dejá tu comentario