DeportesJulio César Toresani | Fútbol Uruguayo

Hallan muerto al extécnico de Rampla, Julio César Toresani

Tras un fugaz paso por el club, el entrenador argentino estaba en su Santa Fe natal. Atravesaba un cuadro de depresión fuerte

Toresani se encontraba viviendo en el predio de la Liga Santafesina de Fútbol. Testigos del hecho dijeron que haber encontrado al exjugador ahorcado.

"El Huevo" -como le llamaban- tenía 52 años y atravesaba un cuadro de depresión por dificultades familiares y problemas de inserción laboral. Los resultados como entrenador no le habían acompañado.

La semana pasada fue atendido en el Hospital Cullen a raíz de un intento de suicidio.

Según la prensa local, Toresani había sido ingresado por la ingesta de sicofármacos con alcohol. Le hicieron un lavaje de estómago y dos días después le dieron el alta.

En las últimas horas se estaba coordinando una internación en un centro de tratamiento psiquiátrico.

En la tarde y noche del domingo, había dejado entrever que estaba en una situación límite a través de sus estados de Whatsapp.

estados-de-whatsapp.jpg

A principios de temporada Toresani vino a Rampla y estuvo apenas pocas semanas. Se fue en medio de una conflictiva relación con el presidente de la institución, Ignacio Durán, a quien invitó a pelear.

Venía de perder 4-3 ante Progreso y 5-0 ante Peñarol. El dirigente lo había amenzado con despedirlo si continuaban los malos resultados y Toresani estaba furioso porque el club había accedido a cambios en las condiciones en el partido siguiente ante Defensor.

VIOLENCIA DE GÉNERO Y CÁNCER LINFÁTICO

Según Clarìn, Toresani había sido denunciado en los últimos años por su ex pareja por episodios de violencia de género que desembocaron en el pedido de una restricción perimetral.

Hace 6 años superó un cáncer en los ganglios linfáticos. "Pensé que la vida se me iba a terminar a los 45", contó en diálogo con Olé en 2013

"Me aferré a mi familia y a Dios. Soy muy creyente y recé mucho. Dios es grande y existe. Estaba en sus manos y en las del médico", señaló.

Poco después de esas revelaciones tuvo un accidente de tránsito grave por el que fue hospitalizado un tiempo y debió ser operado de un brazo.

La depresión se profundizó durante ese período. El ex jugador venía sufriendo además importantes problemas económicos.

De ahí que, tras la separación de su mujer, terminó viviendo en el predio de la Liga Santafesina. Le habían acondicionado una oficina para que viviera un tiempo hasta que la situación mejorara.

Toresani se había retirado como jugador en 2004 tras una larga trayectoria.

DESDE 1986 EN EL FÚTBOL

Surgió en las divisiones inferiores de Unión de Santa Fe, donde dio sus primeros pasos como profesional en 1986. Luego paasó por Instituto de Córdoba, River, Colón, Boca, Independiente, Audax Italiano y Patronato de Paraná.

Fue entrenador de San Martín de San Juan, Colón, Aldosivi, The Strongest, Sportivo Italiano, Deportivo Madryn, San Martín de Mendoza, Textil Mandiyú, Liga de Loja, Sportivo Italiano, Real Potosí, Sportivo Patria, Orense y Rampla Juniors.

La pelea con Maradona a mediados de los 90, luego de un exitoso paso por el River de Daniel Passarella y Américo Rubén Gallego, Toresani pasó a Colón de Santa Fe.

Allí fue protagonista de una mediática pelea con Diego Maradona el día en que el crack de Villa Fiorito volvió a ponerse la camiseta de Boca. En ese partido se fue expulsado.

"A mí me echó Maradona. Y lo que diga Maradona cuando escuche esto, no me importa un carajo. Pero quisiera tenerlo de frente para ver si me dice las cosas que me iba a decir, que me iba a agarrar afuera. Está bien, yo me la banco: lo iría a buscar a la casa", dijo tras el partido.

Maradona le respondió: "A Toresani le dije que vivo en Segurola y La Habana 4310 séptimo piso. No tengo ningún problema en que me venga a buscar. Estoy cansado de los del pico, que de acá son todos guapos, pero cuando hay que poner la cara quieren separar. Que le pregunten a Lamolina a ver si tiene cara. A Toresani, lo vuelvo a repetir: Segurola y La Habana 4310 séptimo piso, y vamos a ver si me dura 30 segundos".

Al final, no hubo pelea y los dos terminaron compartiendo equipo una temporada más tarde, durante el paso de Toresani por Boca.

Durante su paso por Rampla, contó con humor que el tema no pasó a mayores y elogió al excapitán de la selección argentina.

"Haber jugado con Maradona no me lo quita nadie. Pasará mucho tiempo para que haya otro igual", aseguró. "Vivo agradecido con Dios por haber compartido vestuario con el más grande de todos".

Dejá tu comentario