Internacionales Venezuela | Guaidó

Guaidó niega coimas con activos de Venezuela e irregularidades con fondos humanitarios de EEUU

Las denuncias publicadas por el diario The Washington Post señalan presunta corrupción con fondos y activos de Venezuela por 40.000 millones de dólares

El líder opositor Juan Guaidó negó este miércoles denuncias publicadas por el diario The Washington Post sobre presunta corrupción con fondos y activos de Venezuela por 40.000 millones de dólares bloqueados en el extranjero.

Jefe del saliente Parlamento opositor de Venezuela y reconocido como presidente encargado por medio centenar de países, entre ellos Estados Unidos, Guaidó dijo que los casos denunciados por el diario estadounidense el pasado sábado fueron detectados por "mecanismos de control" de su equipo y, con ello, sus colaboradores rechazaron las negociaciones irregulares que los rodeaban.

"Tenemos el compromiso de recuperar y proteger del saqueo sistemático del régimen de Nicolás Maduro los activos de la República (...). Para ello, contamos con mecanismos de control que nos permiten detectar cualquier acuerdo o gestión que pueda lesionar los intereses" del país, "tal como ocurrió con las propuestas a las que hace referencia el artículo", indica un comunicado de la oficina del dirigente opositor.

The Washington Post publicó el pasado sábado testimonios y documentos denunciando pedidos de sobornos para gestiones con bienes de Venezuela en Estados Unidos y negociaciones para una eventual condonación de deuda de Paraguay con el país caribeño, señalamientos negados por el gobierno de Mario Abdo Benítez.

wp.png

Estados Unidos, en su apoyo a Guaidó para intentar desplazar del poder a Maduro, le entregó al opositor el control de activos de Venezuela en ese país, incluida la refinadora Citgo, filial de la petrolera estatal PDVSA.

"Se puede constarar la inexistencia de elementos probatorios de los supuestos actos de extorsión", aseguró la oficina de Guaidó, que aseguró haber pedido al Departamento de Justicia estadounidense "iniciar una investigación independiente".

El escándalo coincide con un momento complicado para Guaidó. El martes se instaló en Venezuela un nuevo Parlamento controlado por el chavismo, que ganó 256 de 277 escaños en las elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre, boicoteadas por los principales partidos políticos de la oposición y desconocidas por Estados Unidos y la Unión Europea.

Guaidó defiende la "continuidad" de la Asamblea Nacional opositora -elegida en 2015- al calificar de "farsa" los últimos comicios.

Fondos "humanitarios"

También hay acusaciones sobre supuesta ayuda humanitara enviada por Estados Unidos a la oposición venezolana.

A pocos días de que acabe la crispación política suscitada por la sucesión del 47º presidente de Estados Unidos, el actual secretario de Estado, Mike Pompeo, se trazó el propósito de Año Nuevo de dar a conocer a los norteamericanos «la historia completa» sobre la política exterior, exponiendo el conjunto de misiones y las grandes victorias que alcanzaron durante los cuatro años de gestión del presidente Donald Trump. Una de esas misiones fue la de respaldar la lucha democrática en Venezuela, mostrándose como aliado principal del gobierno interino liderado por el joven opositor Juan Guaidó.

Para aliviar la dramática situación humanitaria que atraviesa la nación petrolera, el Departamento de Estado informó que desde 2017 hasta 2020 ha entregado más de 1.200 millones de dólares (unos 990 millones de euros) en ayudas para «venezolanos vulnerables» por la crisis causada por el régimen de Nicolás Maduro.

El anuncio del Departamento de Estado realizado a través de su cuenta de Twitter encendió inmediatamente las redes sociales que se llenaron de comentarios cuestionando dónde está el dinero. «¿Podrían publicar una lista en qué cuentas depositaron esa ayuda? Ustedes como ordenantes de esa ayuda soliciten una auditoría de cómo y en qué se destinó ese dinero. Le puedo asegurar como venezolano que aquí no ha llegado ni un centavo para ayudar al ciudadano», escribió Raúl, un usuario de Twitter. Este comentario se repetía por decenas en la misma publicación.

Fondos de la Usaid

En respuesta, el viceministro venezolano de Políticas Antibloqueo, William Castillo, acusó directamente a la oposición de enriquecerse con este dinero. Castillo señaló a los principales dirigentes de oposición: Juan Guaidó, Leopoldo López, Carlos Vecchio, Julio Borges, y otros dirigentes de ser los principales beneficiarios de «la ayuda humanitaria de los gringos».

Hace varias semanas, el propio Maduro sugirió al Congreso estadounidense investigar el destino del «dinero de los contribuyentes» porque «los miles de millones de dólares que han sido otorgados a estos criminales, reposan ahora en cuentas bancarias en paraísos fiscales». «Si se desarrollara una investigación seria, se encontrarían con grandes sorpresas de ladronaje, estafas y mentiras», dijo el mandatario.

Sin embargo, el Gobierno interino de Juan Guaidó (que apenas lleva dos años en el cargo) niega estas acusaciones del chavismo y asegura que los fondos provienen de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional, también conocida por sus siglas en inglés como Usaid.

El pasado 16 de diciembre, la agencia norteamericana publicó un balance sobre la crisis regional por la situación de Venezuela donde detalla el financiamiento para la asistencia humanitaria para más de 7,2 millones de venezolanos a través de ONG’s y organizaciones socias de la ONU que permiten seguir brindando asistencia a poblaciones en Brasil, Colombia, Ecuador y Perú.

En el informe establecen que se necesita 1.400 millones para prever de asistencia a 3,3 millones de venezolanos afectadas en 2021.

Honorarios

La Embajada de Juan Guaidó en Washington aseguró a ABC que «el gobierno interino no ha administrado ni manejado directamente recursos aportados para asistencia a Venezuela». Y añadió que «esos fondos son destinados y canalizados directamente por EE.UU. a implementadores seleccionados por ellos que trabajan la asistencia humanitaria y a gobiernos de la región para crear mecanismos de apoyo a los migrantes venezolanos».

Fuentes conocedoras de la operación señalan a este diario que la Usaid asigna los fondos directamente a su implementador y son ellos que transfieren el dinero a las ONG’s. Ese implementador que selecciona la misma Usaid se queda con aproximadamente el 30% del aporte como pago de sus honorarios. Es decir, de cada 100 millones de dólares aportados e implementados, 30 millones los retienen los implementadores, quedando para ejecutar 2/3 de cada anuncio que dice la agencia norteamericana.

«Los montos suenan exorbitantes, pero en el camino ese dinero es recirculado por EE.UU. en sus agencias e implementadores», confieda la misma fuente.

Miguel Pizarro, comisionado especial del gobierno interino para la ayuda humanitaria, insite a este diario que «nosotros no ejecutamos presupuestos de cooperación de ese tipo» y que son gestionados por el plan de respuesta humanitaria (HRP, en inglés) de la ONU y la plataforma regional para refugiados y migrantes de Venezuela de Acnur y la Organización Internacional Para las Migraciones (OIM).

Dejá tu comentario