PRÓXIMO VIVO 12:25HS
RECIBÍ EL NEWSLETTER
EN PUNTA DEL ESTE

Golpearon, atropellaron y amenazaron de muerte a un joven de 18 años al creer que era delincuente

El padre de la víctima contó lo sucedido y denunció que vecinos quisieron matar a su hijo porque usaba una "gorrita de visera".

07 de febrero de 2022, 07:43hs

Pablo Romero García es profesor de Filosofía, docente en la Universidad Claeh y asesor de la ANEP. En las últimas horas denunció a través de un posteo en Facebook lo que vecinos de Pinares, en Punta del Este, le hicieron a uno de sus hijos, de 18 años, cuando creyeron que era un delincuente porque caminaba por la calle con una “gorrita de visera”.

La fiscal que tomó el caso es Ana Rosés, de Maldonado, quien dispuso analizar las cámaras de seguridad de la zona, recabar testimonios y solicitar las pericias forenses correspondientes.

LA DENUNCIA

“Mi hijo acaba de culminar su ciclo liceal y por estos días está ingresando en la Facultad de Medicina. Su sueño es ser médico cirujano. Le gusta escuchar rap y trap e incluso ha compuesto varias canciones dentro del estilo del rap. En la línea de la estética de la música que le gusta y cultiva, suele utilizar gorro de visera, capucha y pantalones recortados. Y a veces camina con un aire y balanceo que da sensación de que está en pleno rapeo por las calles. No es la música que escuchamos en mi casa (nos gusta básicamente el rock y el pop) ni tampoco la vestimenta habitual de ningún otro integrante familiar. Por suerte, él tiene sus propios gustos y su propio estilo. Y por ese estilo, anoche cinco adultos de aproximadamente unos 30 años lo golpearon, amenazaron, intentaron subirlo a la fuerza a un auto y lo atropellaron con un cuatriculo, pues supusieron que era un ladrón que caminaba por la calle con intenciones de robar”, contó Romero. Esto ocurrió el sábado 5.

“Y esto sucedió en Pinares de Punta del Este, donde estamos alquilando una casa desde el martes 1° de febrero. Los agresores, quienes intentaron matar a mi hijo, fueron nuestros vecinos”, agregó el docente.

“Los vecinos adujeron que hace dos semanas alguien intento entrar a su casa y que cuando vieron a mi hijo caminar con su gorrita de visera por la calle (acababa de salir de nuestra casa alquilada, que es contigua) supusieron que podría ser el sujeto en cuestión (que nunca habían visto, por cierto, pero la gorrita de visera les alcanzó para suponer que mi hijo no era de ese contexto y que por lo tanto era el probable delincuente que venían buscando) y entonces decidieron tomar justicia en mano propia”, relató Romero.

“Contaré los hechos sucedidos, tal como mi hijo nos lo contó y como luego narró en la denuncia policial y judicial realizada en la medianoche del sábado (luego de ir al Sanatario Mautone de Maldonado, donde constataron las heridas que sufrió, en documento que ya se adjuntó para que forme parte del expediente que se nos explicó se abriría en Fiscalía). Mi hijo decide salir a dar una vuelta a la manzana, sobre las 20:30 horas del día sábado. Salió con su gorrita de visera, un buzo, un pantalón recortado y unos auriculares inalámbricos. A pocos metros de atravesar el portón de nuestra casa, recibe una fuerte patada desde atrás, en un intento de derribarlo. No pudieron barrerlo, pero trastrabilla y al darse vuelta, ve a su agresor, quien viene acompañado -unos metros atrás- por otros tres o cuatro sujetos, que vienen corriendo con cachiporras en sus manos y acusando a mi hijo de ser un chorro. Mi hijo les dice que vive ahí y estos les dicen que no mienta y que le van a pegar un tiro y se abalanzan para agredirlo. Instintivamente, mi hijo sale corriendo hacia la esquina de abajo (Polux esquina Camino a la Laguna), donde hay un rotonda (y un club grande llamado Laguna Club). Cuando llega a la rotonda es interceptado por un otro sujeto, quien había dado la vuelta a la manzana en su cuatriciclo para encerrar a mi hijo y no dejarle moverse de esa calle corta. Este sujeto (cuyo nombre ya está en poder de la policía) atropella a mi hijo con su cuatriculo. Lo levantan en su peso y mi hijo cae arriba del cuatriculo, cayendo luego hacia un costado. Sufre una herida cortante en su gemelo, queda golpeado en ambas piernas y en la espalada, al impactar luego contra el suelo. Se levanta y nuevamente el sujeto acelera para atropellarlo, dejando en claro cuáles eran sus intenciones. Logra eludir el ser atropellado por segunda ocasión y sale nuevamente corriendo, pero a los pocos metros es rodeado por sus agresores. Llega un auto. Mi hijo, al contarnos luego, entre medio de sus nervios y estado de shock, no logra distinguir si el que maneja es un nuevo sujeto que se suma o si es uno de los cinco sujetos (al menos, este es el número de agresores que en principio logra identificar) que venían persiguiéndolo y golpeando. Estando rodeado, vuelve a decirles que vive a una cuadra y los agresores lo toman por el buzo e intentar meterlo a la fuerza al auto. Mi hijo logra sacarse el buzo, para zafar del agarrón y evita que lo secuestren, que claramente se da cuanta que eran las intenciones que tenían (y cuya finalidad por suerte solo podemos presumir, pues logró escaparse). Le roban el buzo y le rompen el celular, al darse éste contra el suelo. Mi hijo logra salir trotando hacia la casa y estos sujetos van atrás. Nuevamente vuelve a decirles que vive ahí, a lo cual recién allí deciden agarrarlo e ir a comprobar lo que mi hijo les señaló desde un primer comienzo. Caminan a su lado una media cuadra hasta llegar a nuestra casa. En el camino le van diciendo (es textual y está registrado de ese modo en la denuncia): “si no vivís ahí te vamos a pegar un tiro y tirar en una zanja”. Fue esa la segunda ocasión en la que señalan estar amados y que le iban a disparar para matarlo. Ingresan con mi hijo a la casa, violando un espacio de propiedad privada, llevando a mi hijo herido y en estado de shock, con un nerviosismo enorme. Yo me estaba bañando y quien los recibe es mi pareja, quien se asusta y le pregunta a mi hijo qué le pasa y qué estaba pasando. Quienes agredieron, amenazaron de muerte, hurtaron, intentaron secuestrar y matar con un cuatriciclo a mi hijo comprueban que efectivamente era su vecino y señalan que lo confundieron con un ladrón. Invitan a mi hijo y a mi pareja a ir al portón de la casa. Le habían hurtado el buzo, y le habían dejado tirado en la calle el gorro de visera. Le devuelven el buzo y van a buscar el gorro de visera, que estaba tirado a una media cuadra. Lo trae el sujeto que intento matarlo con el cuatriciclo. Al darle el gorro, le da 3500 pesos y le dice que es “para que se compre otro gorro”, porque ese había quedado pisoteado. Lo había intentado matar minutos antes y luego supuso que con 3.500 pesos enmendaba su accionar. Mi hijo y mi pareja vuelven a mi casa e inmediatamente me informan de lo sucedido, mientras yo estaba recién por salir de bañarme, para poder cenar tranquilamente junto a mis cinco hijos y mi pareja en la casa que, ahorrando todo el año, alquilamos para poder pasar juntos y tranquilos en una zona que nos gusta por sus playas”, detalla Romero.

LO QUE PASÓ DESPUÉS

“Cuando me narran lo sucedido, me dirijo inmediatamente a la casa de los agresores, o sea, nuestros ocasionales vecinos. Al abrir el portón, los increpó por haber golpeado y atropellado con el cuatriciclo a mi hijo. Me dicen que ya le pidieron disculpas. Les digo que acababan de cometer varios delitos graves y que inmediatamente iba a llamar a la policía. Uno de ellos me contesta que “no pasa nada, que es el hijo de un embajador y que iba perder el tiempo denunciando.” Sea o no ciertamente el hijo de un diplomático, que fue lo que me dijo de manera altanera y burlona, le señalo que en mi caso trabajo como asesor del gobierno, pero que eso tampoco importaba, que existe la justicia y no importa lo que uno sea. Entonces, uno me apoya la mano sobre el pecho y me empuja levemente para que me retire unos centímetros, queriendo cerrar el portón. Le pregunto si también me va a golpear. Me dice que es para sacarme porque el portón ya es propiedad privada (uno de los mismos sujetos que minutos antes habían invadido mi circunstancial hogar, llevando del brazo a mi hijo herido para ver si decidían matarlo o no en función de si efectivamente vivía allí).

Vuelvo a mi casa, llamo por celular a los dueños de la propiedad que estoy alquilando para informarles de lo sucedido (viven cerca y llegan a los pocos minutos, para brindarnos su total apoyo tras lo padecido) y a continuación me comunico con el 911. Alrededor de las 22 horas llega una patrulla. Le narramos lo sucedido, nos toman los datos a mi hijo y a mí. Llaman en la casa de los agresores. Salen y quien lleva la voz cantante de las explicaciones es quien manejaba el cuatriciclo. Reconocen ante la policía el error en la confusión y se centran en señalar que alguien les había intentado querer entrar a la casa hace poco. La madre de mi hijo al escuchar lo señalado (estábamos a poca distancia) espontáneamente interviene para decirles que si incluso hubiera sido efectivamente un ladrón debían llamar a la policía y no hacer lo que hicieron. Y la respuesta recibida merece toda nuestra atención y preocupación pública pues quien interviene lo hace diciendo que si era un ladrón, estaba bien lo que hicieron, que era legal.

¿Alguien podría decirnos en qué lugar de nuestra legislación se señala que si ves caminando por la calle a alguien que presumís podría ser un ladrón se tiene el derecho legal de agredirlo, secuestrarlo, hurtarlo, amenazarlo de muerte o incluso matarlo? Le decimos que es un disparate lo que está diciendo y los agentes intervinientes nos solicitan que no dialoguemos entre las partes. Un punto aparte también lo merece el comentario final que nos realiza la mujer policía del 911 Maldonado que intervino. Antes de subirse al móvil y previo a indicarnos los pasos a seguir, nos comenta que ‘hay muchos robos en la zona y que por eso la reacción, que errar es humano’. Saque ustedes sus propias conclusiones respecto del comentario que recibimos en tal situación”, agrega Romero en su publicación.

“Mi hijo podría haber sido cualquiera de sus hijos. Cualquier adolescente que use gorro de visera y capucha. Y que se cruce con sujetos cuya concepción esgrimida es que estaban en lo correcto si hubiese sido el caso de que efectivamente era un ladrón, porque la ley los amparaba. ¿Qué nos está pasando como sociedad? ¿Cómo es posible que cinco hombres, una manada de violentos que creen que tienen una ley aparte que les permite actuar como quieran, hagan lo que hicieron con mi hijo de 18 años recién cumplidos? ¿Cómo es posible construir una sociedad sana y segura, donde nuestros hijos no tengan miedo -ese que le ha quedado ahora a mi hijo- de escuchar rap y vestirse con gorrita de visera, so pena de poder ser considerado un sujeto con apariencia delictiva y quedar expuesto a hechos tan graves como los que vivió mi hijo?”, se pregunta el padre del joven agredido.

“Solo cabe esperar que les caiga el debido peso de la ley, que sea ejemplarizante, que la señal sea clara y contundente. Hemos indicado al momento de la denuncia policial la importancia de revisar las cámaras de la zona como testimonio de los hechos acaecidos. No hemos tenido respuesta. Los propios agresores han indicado que ellos tienen cámaras de vigilancia, las que incluso podrían haber registrado el inicio y final de esta situación. Y la zona de la rotonda, donde mi hijo fue atropellado, son elementos que corroborarán los que los propios involucrados ya nos admitieron, pero que aún no lo han hecho ante la ley, porque ninguno ha sido detenido y están al lado nuestro. Esperemos que la justicia actúe pronto, pues tenemos pegados a los agresores y no sabemos cómo podrán actuar, visto lo que ya son capaces de hacer”, finaliza Romero.

Dejá tu comentario