AFP

Gobierno francés realiza nuevas propuestas para desactivar tensión en Guadalupe

El gobierno francés propuso al personal médico de Guadalupe vacunas sin ARN mensajero para intentar desactivar, junto al despliegue de fuerzas de seguridad, la crisis abierta con la vacunación anticovid obligatoria para estos.

El gobierno francés propuso al personal médico de Guadalupe vacunas sin ARN mensajero para intentar desactivar, junto al despliegue de fuerzas de seguridad, la crisis abierta con la vacunación anticovid obligatoria para estos.

"Ayer por la noche nos comprometimos a buscar otros tipos de vacunas" para los trabajadores sanitarios y de cuidados que rechazan los viales con ARN mensajero, dijo este martes el ministro de Ultramar, Sébastien Lecornu.

El lunes por la noche, responsables del gobierno francés conversaron con políticos de la isla de las Antillas para intentar resolver la tensión tras varios días de disturbios, saqueos y barricadas.

A su término, el primer ministro, Jean Castex, anunció una "instancia de diálogo" para "convencer y acompañar individual y humanamente" a los profesionales afectados por la vacunación obligatoria.

Para aquellos que rechazan vacunarse y prefieren cambiar de empleo, las autoridades les acompañarán en esta transición profesional", abundó el ministro de Ultramar.

En Guadalupe, donde un tercio de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y donde la tasa de desempleo es del 19%, esta medida para el personal sanitario desembocó en una crisis social.

"No hay disturbios urbanos (...), pero lamentablemente, en estas últimas horas, registramos disparos contra policías, sobre todo en Pointe-à Pitre", la ciudad más poblada de la región, lamentó Lecornu.

Su homólogo del Interior, Gérald Darmanin, aseguró por su parte que se disparó con munición real contra gendarmes, y advirtió que el restablecimiento del orden público es una "condición previa a toda discusión".

Desde el inicio de la crisis, se llevaron a cabo "más de 90 arrestos" y "más de 60 personas" acabaron en custodia policial, precisó el ministro. Más de 250 agentes se enviaron a la isla, donde rige un toque de queda nocturno.

Lecornu achacó los disturbios a personas "fichadas ya por los servicios de policía o de la justicia que se aprovechan de esta crisis para expresar su violencia", descartando que se trate de una "cuestión sanitaria o social".

El fiscal de Pointe-à-Pitre, Patrick Desjardins, confirmó el lunes a la AFP la información publicada en la prensa sobre el robo de armas y municiones días antes en la aduana de esta ciudad, sin dar más detalles.

bur-etr-tjc/zm

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario