PolicialesCOMCAR | Instituto Nacional de Rehabilitación | Micaela Onrubio

Gabriel Pistón, el asesino de Micaela Onrrubio, fue encontrado ahorcado en el Comcar

Sus compañeros de celda lo hallaron sin vida esta mañana. La Fiscalía había pedido 45 años de prisión por el crimen.

Se encontraba recluido en la Unidad 4, sector A de prisiones preventivas, destinado a casos de violencia doméstica, y compartía celda con otros tres reclusos quienes lo encontraron sin vida esta mañana.

Había sido formalizado con prisión el 29 de marzo de 2019 por el femicidio de Micaela Onrrubio ocurrido el 27 de marzo de ese año en Ciudad Rodríguez, departamento de San José.

FISCAL MICAELA

La investigación determinó que luego de matar a Micaela, enterró su cuerpo al pie de un árbol, cerca de un arroyo, en medio del campo.

Tras semanas de intensa búsqueda, sin la colaboración del asesino, los restos de la mujer fueron hallados en dos bolsas cuando la crecida del arroyo las sacó a flote.

La Fiscalía de San José a cargo de Reneé Primiceri había solicitado una condena de 45 años en total: 30 por homicidio muy especialmente agravado por femicidio y otros 15 por medidas eliminativas (especiales) por la gravedad del crimen. Esa solicitud se resolvería en un juicio oral cuya fecha estaba pendiente de confirmación.

Ahora el Instituto Nacional de Rehabilitación dispuso una investigación por la muerte de Pistón y el caso fue judicializado.

La experta en psicología forense Adriana Savio analizó la situación y las razones por las que Pistón pudo haber decidido quitarse la vida.

EXPERTA FORENSE

SOLITARIO Y AMANTE DE LA CAZA

Quienes conocían a Gabriel Pistón, lo describen como un hombre solitario y amante de la caza.

De joven comenzó a trabajar cortando uvas durante los períodos de zafra, pero ese hábito le duró poco y se dedicó a faenar ganado de manera ilegal para venderlo en diferentes comercios de San José.

Un informe divulgado por Subrayado los días posteriores a la muerte de Micaela Onrrubio da cuenta que Pistón no tenía amigos y tampoco contacto con su familia.

Sin embargo, la noche en que desapareció Micaela se acercó a la casa de su madre y hermano con quienes compartió unos mates.

En varias oportunidades, mientras estuvo en la cárcel, había dicho: "A Micaela no la van a encontrar nunca más".

Los comportamientos violentos no comenzaron ahí. Anteriormente había sido denunciado y tenía una restricción de acercamiento a una mujer que fue su pareja durante tres años.

Además, en un allanamiento realizado a la vivienda que alquilaba, los policías encontraron un perro muerto envuelto en una sábana sobre una cama y en estado de putrefacción.

En ese momento Pistón declaró que lo había dejado alló porque añoraba los momentos que pasaba junto al animal cuando estaba vivo.

Esas conductas despertaron la sospecha de los investigadores y la fiscal del caso.

Con Onrrubio había mantenido una relación de 4 meses y, según declaro en ese momento, no la veía desde hacía tiempo. Sin embargo, testigos declararon lo contrario.

Dejá tu comentario