AFP

Francés paraolímpico intentará cruce a nado de 122 km en el Lago Titicaca

Tres franceses, uno de ellos con sus extremidades amputadas, intentarán un cruce a nado de 122 kilómetros en el Lago Titicaca, entre dos poblados de Bolivia y Perú, desde el miércoles y por casi un mes.

Tres franceses, uno de ellos con sus extremidades amputadas, intentarán un cruce a nado de 122 kilómetros en el Lago Titicaca, entre dos poblados de Bolivia y Perú, desde el miércoles y por casi un mes.

Théo Curin, un nadador paraolímpico de 21 años, Malia Metella de 39 años y subcampeona en 50 metros en Atenas 2004, y Matthieu Witvoet, de 27 años se encuentran en La Paz, alistándose para la travesía.

Planean partir el miércoles, desde el poblado boliviano de Copacabana, un santuario religioso, hasta las Islas Urus, en la bahía de la localidad peruana de Puno.

"Una de las cosas es que yo quería hacer un reto que jamás se había hecho hasta ahora", afirmó Curin en una conferencia de prensa en La Paz, acompañado por sus dos compañeros de nado.

Dijeron haber advertido que el Titicaca, el lago navegable más alto del mundo y de unos 8.562 km2, tiene "cosas duras, como la altitud [3.800 metros], el largo del Lago [unos 204 kilómetros] y el frío que es con lo que vamos a enfrentar".

También señalaron que está fuertemente contaminado y que el fin de la aventura es también enviar un mensaje ecológico.

El deportista paraolímpico sufrió amputaciones en sus cuatro extremidades a los seis años por una meningitis.

De acuerdo a las estimaciones iniciales, los tres deportistas nadarán por turnos, acompañados por un bote que les servirá para descansar y alimentarse.

Se prevé que puedan cubrir una distancia diaria de unos 12 kilómetros, pero si el tiempo y el viento son adversos, incluso es probable que el avance sea nulo. El plan es llegar a las Islas Urus entre el 10 y el 12 de diciembre.

Metella señaló en la misma rueda de prensa que lo hace porque "Théo me lo ha pedido y tiene valores increíbles y porque es un desafío muy fuerte para mí [...] es algo que nunca lo he hecho".

Con un aire de enorme optimismo, agregó que "nadar en aguas libres, en un lago, en un río, es algo que nunca he hecho, en un frío que es excepcional y que quería descubrir por mí misma".

Witvoet, que se define como ecoaventurero, señaló que "este desafío es enorme, este lago [Titicaca] es sagrado", para las poblaciones aymaras y quechuas de bolivianos y peruanos que viven alrededor del navegable.

"El mensaje que queremos pasar es que podemos cambiar las cosas y hacer que este lago sea de nuevo limpio ", apunta.

La preparación para cruzar el Titicaca insumió 13 meses de entrenamiento en el lago francés Matemale, en los Pirineos.

jac/gm

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario