Policiales Mónica Rivero | lavado de activos | Fiscal Luis Pacheco

Fiscalía pidió nuevo procesamiento de Mónica Rivero; esta vez por lavado de activos

La extesorera de Lestido está en prisión desde marzo por falsificación y estafa. Se apoderó de 7 millones de dólares, apostó, viajó, compró autos e inmuebles.

Mónica Rivero trabajó durante años para la empresa Julio César Lestido, donde se desempeñaba como tesorera.

En febrero de 2017 simuló una desaparición por más de dos años hasta que la Policía dio con su paradero y la detuvo.

La empresa constató la faltante de 7 millones de dólares y más de 1 millón de pesos, dinero del que se había apoderado la profesional mediante maniobras fraudulentas en el desempeño de su función de tesorera durante 10 años.

Desde marzo, Rivero está en prisión por los delitos de falsificación de documento y estafa. Ahora, el fiscal Luis Pacheco pidió procesar a la imputada por un delito de lavado de activos.

Rivero se apoderó de los millones denunciados y con ese dinero realizó apuestas en casinos, viajó al exterior, compró un auto y al menos dos apartamentos.

El fiscal entendió que Rivero y parte de su familia tenían un nivel de vida que no correspondía con el ingreso de dinero que declararon.

Ella percibía un ingreso de 65.000 mensuales y su esposo de 73.000; pero habían perdido 4 millones de dólares solo en el casino del Conrad en 10 años.

Hacía múltiples viajes al exteriores y ayudaba a su hermano con 15.000 por mes, además de haberle pago el 90% de un apartamento de 90.000 dólares.

La indagada convirtió dineros procedentes del delito de estafa en provecho propio configurándose un delito de lavado de activos.

El fiscal pidió incautar vehículo que compró con el dinero de las maniobras y embargar un apartamento adquirido también con el dinero ilícito.

La empleada era de máxima confianza de Julio César Lestido y se aprovechó de su experiencia y trayectoria para realizar maniobras fraudulentas, explica el fiscal en su pedido.

Dejá tu comentario