Policialesnarcotráfico | cocaína | Carrasco

Fiscalía busca probar nexo entre cocaína incautada en Carrasco y avioneta abandonada en Paysandú

La Policía exhibió los 392 kilos de droga incautada en un barrio privado. Por este caso, hay cinco boliviano en prisión y un uruguayo, permanece prófugo.

La Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas exhibió este lunes los 392 kilos de cocaína incautados el viernes en una casa del barrio privado Cumbres de Carrasco.

El sábado, la fiscal de Estupefacientes, Mónica Ferrero, formalizó la investigación contra cinco ciudadanos bolivianos que fueron detenidos y enviados a prisión preventiva en allanamientos realizados en Pocitos y Punta Carretas.

La operación, denominada Apia (nombre de la capital de Samoa) desarticuló una banda de narcotraficantes bolivianos.

Durante los allanamientos, se incautaron 370 ladrillos de cocaína, 9 teléfonos celulares, 27.000 dólares, reales, pesos argentinos, bolivianos y uruguayos.

La investigación se inició el 4 de setiembre a través de una denuncia anónima.

La Policía recibió información sobre cinco bolivianos que presuntamente montaron un operativo para ingresar un importante cargamento de droga al país.

Así fue que se montó una vigilancia policial para registrar los movimientos de cada uno de ellos, quienes se alojaban en dos apartamentos de Pocitos y Punta Carretas, y una finca en Cumbres de Carrasco.

Según la fiscal, el cargamento habría ingresado vía aérea al país el 15 de setiembre. Esa fecha, además, es coincidente con el hallazgo de una avioneta abandonada en campos de Morató, en Paysandú en la madrugada de ese día.

Por este caso, fueron detenidos el piloto y copiloto, de nacionalidad brasileña y boliviana, respectivamente. Ambos se encuentran con prisión preventiva y ahora la Fiscalía intenta probar el nexo entre esta avioneta y el cargamento incautado en Cumbres de Carrasco.

Por el momento, se encuentra prófugo un uruguayo que esa noche se constató que viajó desde Montevideo a Paysandú y regresó esa misma madrugada, y que tuvo contacto con los bolivianos ahora encarcelados.

Mientras tanto, la droga ahora será enviada al Instituto Técnico Forense donde se tomarán muestras a cada uno de los ladrillos, y luego será quemada en los hornos de dicho organismo.

Dejá tu comentario