Internacionales

Falleció Horacio Guarany, eximio exponente del folclore argentino

Su lucha social y compromiso político le valieron la persecución y el exilio. "Los cantores se callan con la muerte solamente", decía.

Uno de los máximos exponentes del folclore argentino, Horacio Guarany, falleció a los 91 años en Luján (Buenos Aires).

Su nombre era Eraclio Catalín Rodríguez, y había nacido en Las Garzas, Santa Fe, en 1925. Su padre fue un indígena correntino, y su madre era española.

Su compromiso social y afiliación al Partido Comunista de Argentina le valieron persecución, represión e incluso atentados contra su vida durante la dictadura.

Estudió música en su localidad, en una época en que en cada pueblo argentino había un maestro folclorista en el marco del auge de la riquísima tradición del interior del vecino país.

Viajó luego a Buenos Aires, donde tomó clases de canto, mientras trabajaba como como cocinero y foguista para solventar sus magros gastos.

Sus primeros años de canto fueron de música paraguaya, y en guaraní, de donde le vino su nombre artístico.

Fue pionero en el célebre Festival Nacional de Cosquin, en 1961, que lo vio convertirse en un máximo exponente y referente del folclore rioplatense.

Una de sus más célebres composiciones fue “Si se calla el cantor”, lo que le valió el apodo de “el cantor que no se calla”. Esta canción daba cuenta del rol que él entendía debía tener el canto popular en la sociedad: “si se calla el cantor, se quedan solos los humildes gorriones, de los diarios. Los obreros del puerto, se persignan. Quién habrá de luchar, por sus salarios. (…) Debe el cantor ser luz, sobre los campos, iluminando siempre, a los de abajo. Que no calle el cantor, porque el silencio cobarde apaña la maldad, que oprime”.

Esta canción germinó en un largometraje en 1972, llamado “Si se calla el cantor”.

En 1974 interpretó a José Hernández, autor del Martín Fierro, obra prima de la poesía gauchesca, en la película “La vuelta de Martín Fierro”.

DICTADURA. Ese mismo año recibió amenazas de muerte y fue objetivo de atentados con bombas por parte de la AAA (Alianza Anticomunista Argentina) que lo conminó a abandonar el país en un máximo de 48 horas.

Se exilió en Venezuela primero, luego vivió en México y en España.

Durante la dictadura sus discos estaban prohibidos y la difusión de sus canciones fueron prohibidas.

 

Foto: Infobae

Dejá tu comentario