Internacionales

Expresidente francés Nicolás Sarkozy detenido por graves causas

Sospechas de tráfico de influencias, financiamiento ilegal, sobornos a encuestadoras y varios expedientes de corrupción acosan al líder conservador.

El expresidente de Francia Nicolas Sarkozy fue detenido en el marco de una causa de "tráfico de influencias" y "violación del secreto de instrucción" en relación con la campaña de 2007.

Al menos por 48 horas estará retenido y a disposición de la justicia, en un hecho inédito en la Francia moderna.

Sarkozy, que gobernó el país entre 2007 y 2012, está siendo interrogado en la sede policial en Nanterre, suburbio de París.

También se encuentran allí detenidos desde ayer el abogado de Sarkozy, Thierry Herzog, y dos altos magistrados de la fiscalía de la Corte de Casación, Gilbert Azibert y Patrick Sassoust.

Según la agencia AFP, lo que se investiga puntualmente es si Sarkozy consiguió para un importante juez un puesto como asesor de gobierno en Mónaco después de que éste le proporcionara información confidencial sobre la investigación por supuestas irregularidades en la campaña electoral del 2007.

En el marco de una investigación iniciada el 26 de febrero pasado, los investigadores quieren averiguar si Sarkozy fue informado ilícitamente de que la justicia había autorizado la escucha de sus conversaciones telefónicas.

Los teléfonos de Sarkozy y de algunos de sus colaboradores estuvieron intervenidos desde septiembre pasado para avanzar en la investigación sobre los supuestos aportes del ex líder libio Muammar Gadafi a la campaña electoral en 2007.

La lista de los involucrados es extensa y estelar: los ex ministros Claude Guéant y Brice Hortefeux; y Michel Gaudin, exjefe de la policía nacional y ex prefecto de la policía de París.

La decisión, sin precedentes en Francia, de poner bajo escucha al ex presidente, fue una verdadera caja de pandora.

Sarkozy utilizaba el seudónimo de "Paul Bismuth" para hablar con su abogado. Las conversaciones entre ambos pueden hacer pensar que trataron de obtener informaciones del juez Gilbert Azibert con el objetivo de presionarlo.

Las conversaciones de Sarkozy con su abogado concernían las agendas del expresidente, objeto de investigación en el famosos "caso Bettencourt", sobre el supuesto financiamiento ilegal de la campaña de 2007 por parte de la accionista mayoritaria de L'Oreal, Liliane Bettencourt.

Sarkozy, de 59 años, y su abogado han negado en ocasiones previas cualquier mala práctica.

Tras el interrogatorio de 48 horas, Sarkozy puede ser liberado sin cargos o transferido a un juez de instrucción para iniciarle un proceso.

De esta manera, se diluyen las chances del ex presidente que, según anticiparon desde su partido, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), quería volver a la vida política en las elecciones de 2016.

El exmandatario está involucrado en al menos seis investigaciones más.

Entre ellas hay una nueva de este año por otras supuestas irregularidades en su campaña electoral del 2012.

La semana pasada, de hecho, la fiscalía de París encargó a jueces financieros una investigación por falsificación, abuso de confianza y tentativa de estafa, esta vez por la financiación de la campaña de Sarkozy por la presidencial de 2012

La policía investiga asimismo la regularidad de contratos firmados entre el palacio presidencial y nueve institutos de sondeo durante la presidencia de Sarkozy.

Dejá tu comentario