Exdirector del República renunció al Partido Nacional y devolverá dinero

Lo confirmó a Subrayado Luis Alberto Heber, presidente del directorio. Dijo que se encontró registro de los aportes por el 5% del sueldo,

El exdirector del Banco República Pablo García Pintos dijo que renunciará al Partido Nacional y anunció que devolverá "hasta el último vintén" del dinero sacado de la tarjeta corporativa, la que usó -según sus propias palabras- para contribuir al Partido Nacional.

En entrevista con Claves Políticas de la señal Nuevo Siglo, confirmó que esos gastos polémicos no solo los llevó a cabo en el período 2000-2005, sino también en el período anterior, 1995-2000, durante la segunda presidencia de Julio Sanguinetti.

Luis Alberto Heber confirmó a Subrayado que mantuvo una charla telefónica este viernes al mediodía con García Pintos en la que éste manifestó su voluntad de abandonar la divisa política y devolver el dinero tomado.

Heber había advertido que la conducta del exfuncionario sería investigada por parte del comité de ética del Partido Nacional. Al mismo tiempo, el fiscal de Corte Jorge Díaz envió los antecedentes al fiscal de Ilícitos Económicos, aunque no está tomada la decisión de abrir una causa.

García Pintos dijo que todos los meses sacaba entre 2.500 y 3.000 pesos del cajero automático para pagar la cuota del Partido Nacional. Afirmó tener todos los recibos.

Heber dijo que hay recibos de los pagos mensuales correspondientes al 5% del sueldo. Este aporte es obligatorio. Después los funcionarios políticos hacen aportes extraordinarios -aunque no obligatorios- a sus sectores políticos.

El exfuncionario explicó que era un hecho natural y reveló que el directorio del BROU sabía que se sacaba fondos de la tarjeta corporativa para tales fines. "Yo tenía el derecho de hacerlo", comentó y dio a entender que su actitud estaba naturalizada.

Sus dichos -en una entrevista con Informativo Sarandí- sorprendieron incluso al directorio del Partido Nacional, cuyo presidente Luis Alberto Heber repudió la actitud.

Además, dijo desconocer esa operativa de quien fuera el secretario de Presidencia durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle (1990-1995).

En aquel momento no existían los pagos electrónicos y por lo tanto no se conocía la procedencia del dinero, según explicó.

Garcia Pintos explicó que tomaba ese dinero "como gasto de representación", ya que él estaba en el directorio del República como parte de la cuota política del Partido Nacional.

EL EFECTO SENDIC

El hecho tomó estado público luego que ayer el semanario Búsqueda diera a conocer detalles de gastos irregulares con tarjetas corporativas del BROU en el período de 2000-2005. Los directores señalados fueron el propio García Pintos, el también blanco Carlos Rodríguez Labruna y los colorados Daniel Cairo y Milka Barbato.

Este informe fue solicitado a instancias de la bancada de diputados del Frente amplio y fue directa consecuencia de la investigadora de Ancap que terminó con la renuncia del vicepresidente Raúl Sendic.

El caso también provocó varias denuncias a nivel judicial en Crimen organizado. El fiscal Luis Pacheco pidió el procesamientode Sendic y de los otros ocho exdirectores de Ancap por abuso de funciones.

A Sendic además se le imputa el delito de peculado.

El hecho tuvo derivación inmediata sobre el uso de tarjeta corporativa en instituciones públicas. Ayer Busqueda informó que de 37 organismos que otorgan este medio de pago a sus directores, menos de la mitad tiene algún tipo de protocolo para ajustar gastos.

El Tribunal de Cuentas trabaja con la intención de unificar los criterios en el Estado.

Dejá tu comentario