PolíticaTribunal de Conducta Política | Pablo García Pintos | Banco República

Exdirector del BROU ofreció devolver US$ 1.160 y pidió que fueran a obra social

El expulsado del Partido Nacional hizo cuentas y envió una carta a la entidad financiera pidiendo "mil perdones" por tener que ocuparse del tema

El exdirector del BROU, Pablo Garcia Pintos, ofreció la devolución de 1.160 dólares de "aportes" al Partido Nacional con la tarjeta corporativa de la entidad financiera estatal durante su gestión, entre 2000 y 2005, según publica Búsqueda.

Garcia Pintos envió una carta notificando de la situación a la directora del República. Mariela Espino, a quien le pidió disculpas por "esta tarea que le quita tiempo a sus múltiples funciones".

En el documento, el exfuncionario hizo un racconto de gastos por 6.527 dólares, de los cuales 5.364 fueron para participar de misiones oficiales resueltas por el directorio del banco, según su testimonio.

De allí surgen los 1.160 dólares que ahora quiere devolver, sin perjuicio de que el BROU estime que haya otros estipendios no justificados.

Después del escándalo que generaron sus declaraciones, García Pintos llegó a la conclusión de que entre 2000 y 2005 hizo gastos por 317.174 pesos, de los cuales 150.785 fueron retiros para pagar sus aportes al Partido Nacional, a su sector el Herrerismo y al Instituto Manuel Oribe.

Estas cifras están manejadas en la carta del exfuncionario al BROU que reproduce Búsqueda en su sección cartas al Director.

En la misiva García Pintos le pide a Espino que revise las cuentas que él hizo y allí ofrece devolver no solo los 1.060 dólares, sino también los 317.000 pesos que gastó, y que incluyen misiones oficiales y otros insumos. Esto sería devuelto, dijo, si el BROU entiende que debe hacerlo.

En ese sentido pidió por mail números de cuenta para hacer el depósito.

En charla con Subrayado, reveló que ya tiene dos cheques firmados: uno por 1.060 dólares y otro por 317.000 pesos.

Sin embargo, hasta el momento, el Banco desalentó este empuje del exfuncionario.

A vuelta de correo, Espino le explicó que "no le corresponde al banco determinar cuáles son los gastos que usted entiende pertinente reintegrar y cuáles no".

La funcionaria agregó: "De la misma forma que el miembro del directorio tenía y tiene discrecionalidad para efectuar gastos institucionales, también tenía y tiene discrecionalidad para reintegrarlos si así lo entendiera del caso".

Otros miembros del directorio de la época, como Carlos Rodríguez Labruna, también del Partido Nacional, defendieron esa discrecionalidad explicando que estar al frente del BROU implicaba "hacer regalos" a clientes preferenciales.

Búsqueda informó que cuatro exintegrantes del BROU realizaron 400 transacciones por 21.000 dólares en compras que fueron catalogadas como "ajenas a la función específica de los directores", según un informe elaborados por legisladores del Frente Amplio.

El oficialismo revisó el período 2000-2005 como una forma de comprobar que el uso indebido de las tarjetas corporativas excedía largamente los 15 años del Frente Amplio en el poder.

EXPULSIÓN EN UN MOMENTO SENSIBLE

García Pintos había revelado que usó la tarjeta para pagar contribuciones y defendió su posición señalando que era una practica habitual entre dirigentes políticos abocados a tareas en entes del Estado.

También dijo en su defensa que ese dinero salía del BROU porque él estaba allí en representación del Partido Nacional.

Su confesión y la postura asumida ante el hecho, en un momento político particularmente sensible, obligó al Honorable Directorio del Partido Nacional a tomar posición y rechazar cualquier vínculo con la actitud de García Pintos.

El tribunal de conducta política lo expulsó del sector, aunque García Pintos hacía ya más de una década que estaba alejado de la actividad pública.

Sus años más intensos como dirigente político fueron en los años 90, cuando ocupó la estratégica Secretaría de la Presidencia durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle.

Dejá tu comentario