Internacionales Evo Morales

Evo Morales ya eligió a sus delfines electorales: Luis Arce y David Choquehuanca

Desde su exilio argentino, el expresidente boliviano completa una fórmula política para competir electoralmente y regresar al poder.

El exministro de Economía Luis Arce, a quien se atribuye el incesante crecimiento de Bolivia desde 2006, será candidato a la presidencia del país en las elecciones del 3 de mayo, anunció el expresidente Evo Morales este domingo en Buenos Aires.

La fórmula en la que lo acompaña el excanciller David Choquehuanca, y que contará con el apoyo del partido del exmandatario, el Movimiento Al Socialismo (MAS), sindicatos y organizaciones afines, fue informada por Morales en una rueda de prensa en la capital argentina, donde se encuentra refugiado desde hace más de un mes.

El binomio presidencial es "una combinación entre la ciudad y el campo para continuar el proceso de cambio. Es una combinación entre el conocimiento científico y económico y el conocimiento originario. Nuestro movimiento campesino no es excluyente y no margina", dijo Morales, quien gobernó Bolivia durante casi 14 años.

"El 3 de mayo ganamos en primera vuelta", aseguró Morales, quien está impedido de participar en los comicios, luego de su polémico triunfo en las elecciones del 20 de octubre en las que una auditoría de la OEA encontró irregularidades y que derivaron en su renuncia el 10 de noviembre medio de una convulsión social.

"Luis Arce garantiza la economía nacional", dijo Morales sobre quien se desempeñó durante su gobierno como ministro de Economía y Finanzas Públicas entre 2006 y 2017, y entre enero y noviembre de 2019.

Tanto Arce como Choquehuanca viajaron a Buenos Aires para las deliberaciones, que se realizaron en el hotel Bauen, administrado por una cooperativa de trabajadores, y de las que participaron unos 50 dirigentes del partido, de sindicatos y de movimientos sociales. Sin embargo, ninguno de los dos estuvo presente en la conferencia de prensa.

Los candidatos serán proclamados formalmente en un acto en Buenos Aires el próximo miércoles.

Encuestas anteriores al anuncio le asignaban al MAS una intención de voto del 20,7%, por encima de los demás candidatos. Su inmediato escolta, el expresidente centrista Carlos Mesa, le sigue con 13,8%.

- Crecimiento económico -

Luis Arce, de 56 años y oriundo de La Paz, es considerado el padre del llamado por algunos "milagro económico" boliviano, basado en un modelo de desarrollo social comunitario productivo.

A partir de la nacionalización de los hidrocarburos de 2006, que coincidió con un boom sin precedentes de los precios del petróleo, Bolivia comenzó a crecer a un ritmo anual del 4,9%, y la pobreza extrema se redujo de 38,2% en 2005 a 17,1% en 2018, según cifras oficiales.

Morales sostuvo este domingo que, pese a la caída de los precios del petróleo, "Bolivia es primera en crecimiento económico" en la región.

"Hemos ampliado el aparato productivo. La derecha tiene mucho miedo del crecimiento económico", aseveró el exmandatario, el único orador de la rueda de prensa, con clima de acto político y despliegue de banderas wiphalas, símbolo de los pueblos originarios.

Choquehuanca, de 58 años, fue canciller desde 2006 hasta 2017. A partir de ese año asumió la secretaría general de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Durante su gestión como canciller, Bolivia entabló un juicio ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por una salida soberana al océano Pacífico. Pero el tribunal falló en contra del reclamo boliviano en 2018, cuando Choquehuanca ya había dejado el cargo.

- "Vamos a volver" -

"Quisiera estar allá", confesó Morales, aludiendo a su país. "Quiero decirles que pronto vamos a volver a Bolivia", agregó.

Antes de refugiarse en Argentina Evo Morales pasó cerca de un mes asilado en México. En Bolivia, la fiscalía abrió un proceso en su contra por supuesto "terrorismo y sedición".

Este domingo, grupos de residentes bolivianos en Argentina se acercaron al hotel céntrico con la ilusión de saludar al exmandatario.

"Los que no éramos masistas (del MAS) ahora lo somos. Yo nunca voté pero ahora voy a votar. Esto me tocó el corazón", dijo a la AFP Constantina Oña, una boliviana de 50 años que llegó a Buenos Aires a los 15, con un cartel en su cuello que rezaba "abajo al golpe".

Tras la renuncia de Morales, la presidencia interina fue asumida por la conservadora Jeanine Áñez, cuyo cargo fue extendido recientemente por el Tribunal Constitucional de Bolivia hasta que asuman nuevas autoridades tras las elecciones.

De no consagrarse un ganador en primera vuelta el 3 de mayo, se prevé una segunda vuelta el 14 de junio.

Temas

Dejá tu comentario