ENCUESTA DE EQUIPOS CONSULTORES

Evaluación de la gestión de Lacalle Pou: 49% la aprueba y 32% la desaprueba

En un contexto en el que la agenda política y mediática ha tenido al gobierno y al presidente bajo cuestionamientos diversos, sus números de aprobación en la opinión pública se mantienen básicamente estables a principios de octubre, según la última Encuesta de Equipos Consultores.

18 de octubre de 2022, 19:25hs

Casi la mitad de los uruguayos, 49%, aprueba el desempeño de Luis Lacalle Pou como presidente de la República, y casi un tercio, 32%, lo desaprueba, mientras que el restante 19% mantiene opiniones intermedias. De esta forma, el saldo neto que recibe el presidente es de +17, según la última Encuesta de Equipos Consultores.

WEB 1 evaluacion presi.png

Cuando se comparan los resultados de principios de octubre con los de la medición anterior se aprecian pocos cambios, en movimientos que están dentro del margen de error de la medición: la aprobación pasa de 47% a 49%, y la desaprobación de 34% a 32%.

WEB 2 evaluacion presi.png

La medición es estable no solo respecto al dato inmediato anterior, sino que también muestra estabilidad en perspectiva de mediano plazo. Desde julio de 2021 hasta el presente los juicios sobre el presidente se mantienen dentro de un rango estrecho, con una aprobación promedio algo inferior al 50% y una desaprobación algo superior al 30%.

El presidente mantiene niveles de apoyo muy elevados dentro del electorado de derecha y centro derecha (80% de aprobación y 12% de desaprobación), y críticas muy mayoritarias en el electorado de izquierda y centro izquierda (11% de aprobación y 64% de desaprobación). Mientras tanto el electorado que se autodefine de “centro” tiene opiniones intermedias, pero de balance favorable al presidente (47% de aprobación y 28% de desaprobación).

WEB 3 evaluacion presi.png

El nivel actual de apoyo al presidente es muy similar (de hecho, casi idéntico) a la votación que obtuvo Lacalle Pou en el balotaje de 2019, y a la votación que tuvo la defensa de la LUC en marzo de 2022.

BALANCE

En un contexto tan revuelto para el gobierno. ¿Puede afirmarse que el “caso Astesiano” no generó efectos significativos? Eso es lo que sugieren los resultados actuales. Pero, para interpretar cabalmente los datos, pueden formularse al menos tres hipótesis.

La primera hipótesis es que el presidente ha construido en una parte de los uruguayos una imagen sólida (en buena medida, a partir de su manejo durante la pandemia de 2020 y 2021), y que eso le genera una base de credibilidad y confianza que no necesariamente se erosiona ante eventos adversos puntuales. Algo similar se vio en Uruguay durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez y el gobierno de José Mujica: ambos lograron generar confianza relativamente duradera en un segmento importante del electorado, que parecía moverse poco ante temáticas coyunturales adversas. La confianza, por supuesto, no dura para siempre, pero es un factor que permite a los presidentes y los gobiernos (como a las empresas y a las marcas), mantener estabilidad en los juicios públicos incluso en contextos difíciles. En este escenario, la imagen presidencial no se habría visto afectada, que es lo que reflejan los resultados de los primeros días de octubre.

La segunda hipótesis es que puede haber habido una afectación a la imagen del presidente que no sea captada por la pregunta sobre su desempeño general. Es decir, es posible que haya núcleos de personas críticas con la actuación del presidente en este hecho puntual (y que incluso puedan haber deteriorado el grado de confianza en su figura), pero que no llegan por esto a modificar el juicio general sobre su trabajo como presidente. En esta hipótesis, podría haber una afectación “subterránea” que podría haber disminuido la base de confianza en el presidente, aunque sin efectos visibles hasta el momento en la opinión global sobre su desempeño en el cargo.

La tercera hipótesis es que, al tratarse de un evento en proceso, quizá puedan ser esperables consecuencias diferidas. A veces ocurre que la opinión pública no reacciona inmediatamente a los hechos, sino que el proceso de formación de opinión es parsimonioso. Adicionalmente, en este caso hay hechos de la coyuntura que no fueron captados al momento de realización de la encuesta (por ejemplo, la convocatoria al Parlamento al Ministro Heber, el prosecretario Ferrés y el director de la Secretaría de Inteligencia Garcé, el miércoles 12). Bajo esta tercera hipótesis, podría haber efectos negativos, pero habría que esperar un tiempo más para evaluarlos.

Las próximas encuestas de Equipos Consultores, al igual que hace cuatro décadas, continuarán monitoreando las opiniones de los uruguayos sobre el desempeño presidencial.

FICHA TÉCNICA

El presente informe fue elaborado sobre la base de una encuesta realizada por Equipos Consultores entre el 30 de setiembre y el 8 de octubre a partir de encuestas realizadas a través de telefonía celular.

Se entrevistaron 500 personas mayores de 18 años y más, residentes en todo el territorio nacional y usuarios de telefonía celular.

Las personas encuestadas fueron seleccionadas mediante una probabilística que utiliza el sistema RDD, con cuotas de sexo y edad en la selección final del entrevistado.

El tamaño muestral efectivo del sistema regular fue de 500 casos, con lo que el margen de error máximo esperado para las estimaciones es de +- 4.4%, dentro de un intervalo de confianza del 95%.

Los resultados fueron ajustados según voto anterior, región, nivel educativo, edad, sexo y condición de ocupación de los encuestados.

La encuesta regular de Equipos Consultores es financiada por múltiples clientes: medios de comunicación, organizaciones sociales, empresas privadas, organismos internacionales y partidos políticos, entre otros.

Pregunta aplicada:

¿Ud. aprueba, ni aprueba ni desaprueba, o desaprueba la forma en que Luis Lacalle Pou se está desempeñando como presidente?” (Categorías de respuesta: 1. Aprueba, 2. Ni aprueba ni desaprueba, 3. Desaprueba, 4. No sabe / no contesta).