Policialesbarrio Peñarol | copamiento | Peñarol | Secuestro

Estuvo secuestrado cerca de 12 horas: lo balearon en las piernas y lo liberaron

Le reclamaban el pago de una deuda. La víctima tiene 48 años y dice ser electricista. Fue liberado en un descampado de Casavalle.

El secuestro tuvo lugar en una vivienda del barrio Peñarol de donde el lunes a las 5 de la mañana se llevaron al dueño de casa a punta de pistola. Los delincuentes eran dos y estaban armados, encapuchados y con guantes, usaron una escalera para trepar un muro e ingresar al predio de la casa ubicada en Watt y Pasteur. Protagonizaron un copamiento, balearon al dueño de casa de 48 años y obligaron a sus dos sobrinos a encerrarse en el baño.

Se llevaron teléfonos celulares y dinero, según consta en la denuncia policial y también al dueño de casa herido de bala en ambas piernas.

Le taparon la cabeza y lo subieron a un auto de color verde; lo llevaron hasta un lugar con piso de tierra y le reclamaron el pago de una deuda que la víctima dice no tener.

El hombre contó que a raíz de la pérdida de sangre y el dolor se desmayó en varias ocasiones y que luego de 12 horas retenido lo volvieron a subir al vehículo y lo liberaron en un descampado de Casavalle.

Vecinos sintieron los gritos de auxilio del hombre próximo a las 21 horas y llamaron a la Policía.

Estaba en un campo a 100 metros de la puerta de ingreso a la fundación Los Pinos en San Martín y Los Pinos.

El hombre permanece internado con herida de bala en ambas piernas y fractura.

La mañana anterior al secuestro, el hombre había sido abordado por desconocidos que intentaron coparle la casa cuando entraba el auto al garaje, pero llegó a cerrar el portón a tiempo según dijeron testigos a la Policía.

El caso viene siendo investigado por el fiscal Carlos Negro. La víctima afirma ser electricista y no tener ninguna deuda; se negó a radicar la denuncia por temor a represalias hacia su familia.

La Policía analiza una vaina 32, una mochila negra y una linterna que dejaron los secuestradores en la casa de la víctima; además de escuchas telefónicas y cámaras de videovigilancia para intentar dar con los autores.

Dejá tu comentario