Nacional

Estudio revela abuso y maltrato a adultos mayores en residencias

Cuidadores sin formación, enfermeros no profesionales, falta de geriatras, golpes y robos, entre otros problemas fueron revelados por la investigación de la Ucudal.

 

Una investigación realizada por la Facultad de Enfermería y Tecnologías de la Salud de la Universidad Católica Dámaso Antonio Larrañaga (Ucudal) detectó maltrato, abuso y negligencia hacia adultos mayores en residencias públicas y privadas de todo el país. El estudio fue realizado entre 2012 y 2013.

“Los cuidadores en general no están formados, enfermería profesional prácticamente no existe, médicos geriatras no hay en todas las residencias”, relató Natalie Figueredo, decana de la Facultad de Enfermería de la Ucudal.

En algunas residencias a los adultos mayores les tironean la ropa para desvestirlos, los golpean contra la pared al girarlos, les aprietan los brazos y las piernas, los intimidan con gestos, les roban dinero e incluso llegan a negarles comida.

Figueredo asegura que existe una desvalorización de la persona mayor y que parte de los abusos derivan de la falta de especialización.

El estudio también constató que faltan medios técnicos. “Las grúas son inexistentes, los arneses son inexistentes y eso hace que la persona que cuida se sienta sobre cargada porque el trabajo físico es brutal”, afirmó la decana.

Muchas veces los cuidadores no denuncian lo que ven por miedo a las represalias de sus compañeros o por temor a perder el trabajo.

El estudio señala que el número de cuidadores en muchas residencias es insuficiente, las jornadas laborales son muy largas y los salarios bajos (generalmente el mínimo nacional). Todo esto causa situaciones de insatisfacción y stress en los trabajadores.

A eso debe sumarse el abandono familiar, que también que es una forma de maltrato que reciben los residentes.

Figueredo afirma que una solución a esta problemática puede pasar por la formación de los cuidadores y la inclusión de la especialidad de la enfermería geriátrica y la medicina geriátrica.

Dejá tu comentario