RIESGO DE MONÓXIDO DE CARBONO

Especialista resalta la importancia de calefaccionar ambientes con ventilación para evitar intoxicaciones

Alba Negrín recomienda no dormir con elementos de calefacción a combustión como braseros y estufas encendidos. El monóxido de carbono es un gas muy peligroso, porque resulta imperceptible.

Los docentes del Departamento de Toxicología del Hospital de Clínicas advierten sobre la importancia de calefaccionar los ambientes con atención en la ventilación para renovar el aire y evitar intoxicaciones por monóxido de carbono.

La clave es evitar ambientes muy cerrados y no dormir con elementos de calefacción a combustión como braseros y estufas encendidos. La especialista en Toxicología Clínica, Alba Negrín, indicó que la recomendación es no dormir con ningún elemento que produzca monóxido de carbono encendido.

Negrín explicó que las moléculas de monóxido de carbono se generan cuando se va acabando el oxígeno del ambiente e ingresan libremente al aparato respiratorio. Es un gas inodoro, incoloro y no irritante. “Por lo tanto, nadie nota que se está intoxicando”, afirmó.

Respecto del calefón a gas, mencionó que debe estar instalado fuera de la casa, porque genera monóxido de carbono al encender. También, resaltó la peligrosidad de intentar calefaccionar con el horno a gas u hornallas.

El monóxido de carbono es un gas muy peligroso, porque resulta imperceptible. Por eso, es denominado el “asesino silencioso”. La unidad atiende a unas 200 personas al año por intoxicaciones de este tipo.

Dejá tu comentario