AFP

Escasez global frena la recuperación económica de Alemania

La escasez de materias primas y componentes industriales en el mercado mundial frena la recuperación de Alemania, la mayor economía de Europa y muy dependiente de su industria de exportación.

La escasez de materias primas y componentes industriales en el mercado mundial frena la recuperación de Alemania, la mayor economía de Europa y muy dependiente de su industria de exportación.

Los principales institutos económicos del país (DIW, IFO, IFW, IWH y RWI) deben revisar el jueves a la baja sus previsiones de crecimiento.

Según las últimas proyecciones, de abril, el PIB alemán crecería 3,7% en 2021 tras una contracción histórica de 4,9% en 2020, a causa de la pandemia.

Pero el sector manufacturero sufre después de meses de escasez en los mercados internacionales, un contexto que disminuye las esperanzas de una recuperación fuerte.

"La economía alemana está más conectada con la economía internacional y es más dependiente que muchos otros países de la Unión Europea (UE)", explicó a AFP Carsten Brzeski, economista del banco ING.

"Por ello, volverá a su nivel de antes de la crisis más tarde que la mayoría de los otros países", agregó.

Según un estudio del banco público KFW, casi la mitad de las empresas alemanas (48%) enfrentan problemas con las entregas.

- Próximos meses difíciles -

"La escasez atrasa la recuperación económica", confirmó a AFP Jens-Oliver Niklasch, analista del banco LBBW.

La pandemia desestabilizó las cadenas mundiales de abastecimiento y provocó cuellos de botella en los mercados de componentes electrónicos, madera, plásticos y acero.

Las consecuencias se hicieron sentir especialmente en Alemania, cuya industria exportadora es fundamental.

"Hay un efecto de disminución en la producción y nuestro volumen de negocios", explicó a la AFP Ralph Wiecher, economista jefe de la organización de herramientas mecánicas VDMA.

La producción industrial cayó 4% en agosto, mientras que los pedidos disminuyeron 7,7%.

Las exportaciones, que no habían parado de subir desde abril de 2020, cayeron 1,2%.

El sector automovilístico, el pulmón de la economía alemana, enfrenta grandes dificultades por la escasez de semiconductores.

"La economía alemana debe prepararse para un otoño difícil", advirtió recientemente la organización industrial BDI.

Para el gobierno, la situación tendría que normalizarse pronto para retomar el nivel económico previo a la pandemia "a inicios de 2022 a más tardar".

Sin embargo, algunos anticipan una crisis más extensa. Según un sondeo de la consultora Inverto, tres cuartas partes de los líderes empresariales creen que se prolongará 18 meses más.

- Negociaciones políticas -

La escasez podría tener otra consecuencia para la economía alemana: más inflación.

Presionada por el aumento en el precio de la energía, la inflación alcanzó en septiembre 4,1%, su nivel más alto desde 1993.

"Si miramos las perspectivas para el trimestre invernal, podemos hablar de estanflación", advirtió Jorg Kramer, economista del Commerzbank, en el diario Handelsblatt, en referencia al explosivo cóctel de débil crecimiento y fuerte inflación.

Sería un contexto similar al período posterior al choque petrolero de los años 1970.

En el plano político, ese contexto económico difícil podría complicar más las ya complejas negociaciones entre los partidos políticos para formar un nuevo gobierno en Alemania, tras las recientes elecciones legislativas.

Los socialdemócratas, ganadores de los comicios, junto con los Verdes, defienden una política de gasto público generoso para impedir una reducción abrupta de la recuperación, interrumpiendo momentáneamente las reglas nacionales y europeas de contención del déficit fiscal.

Los liberales del FPD, que también participan en la negociación, más bien quieren afianzar la disciplina fiscal y exigen una reducción de impuestos que dejaría al Estado federal sin recursos para financiar programas de sustento económico.

fcz/ylf/mas/es

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario