PRÓXIMO VIVO 17:55HS
RECIBÍ EL NEWSLETTER

En Suecia algunos pacientes escogen al médico según su origen étnico

En Suecia muchos hospitales aceptan que sus pacientes escojan a sus médicos según el color de la piel, lo que llevó a unos mil médicos y estudiantes a publicar un llamado a las autoridades para que "actúen contra el racismo".

27 de agosto de 2021, 04:01hs

En Suecia muchos hospitales aceptan que sus pacientes escojan a sus médicos según el color de la piel, lo que llevó a unos mil médicos y estudiantes a publicar un llamado a las autoridades para que "actúen contra el racismo".

"Cuando trabajaba en psiquiatría, un paciente anuló tres veces su cita conmigo, pues no quería ser examinado por un médico extranjero", dice Navid Ghan, de 30 años.

"Finalmente, no pudo escoger, pues yo era el único médico ahí. Durante la consulta, incluso aunque se daba cuenta que yo hablaba sueco sin acento, me decía que nosotros los extranjeros no comprendíamos nada", dice el médico de unos treinta años, que creció y estudió en Suecia y pidió que su nombre apellido fueran cambiados.

"Ahora, con mis colegas, bromeamos a la hora del almuerzo. Las enfermeras (que se ocupan de las citas, ndlr) me dicen que algunos pacientes anularon otra vez al ver mi nombre", señala.

- "Piel clara" -

A fines de marzo, 1.011 médicos y estudiantes firmaron un artículo en el tabloide Expressen pidiendo a "las autoridades responsables actuar contra el racismo".

En el verano, el diario Dagens Nyheter, el más leído del país, publicó una investigación que revelaba la magnitud del problema.

Haciéndose pasar por pacientes que se cambiaban de residencia, los periodistas llamaron 120 establecimientos de salud pidiendo que su nuevo médico fuera de origen sueco.

Aceptaron 51 y 40 rechazaron. Solo unos cuantos subrayaron la imposibilidad de satisfacer la petición por temor a violar una ley contra la discriminación.

"Tenemos a Maria, Sanna y Elsa. Tres mujeres de piel clara", respondió la secretaría de un centro médico.

Para Madeleine Liljegren, responsable del SYLF, la asociación de jóvenes médicos, esta práctica se explica especialmente por "una situación de competencia entre establecimientos para lograr pacientes y la remuneración respectiva".

- "Avance preocupante" -

Desde 2010, los suecos pueden escoger libremente la clínica, el hospital o el médico que los trata, donde quiera que se encuentren en el país, y los centros médicos reciben una remuneración según el número de pacientes.

"Los médicos aceptan la petición, aunque sea horrible y repugnante, con el objetivo de conservar al paciente", denuncia Liljegren, y con mayor razón cuando algunos centros carecen de enfermos.

Siempre bajo presión, el sistema de salud sueco reposa especialmente en el trabajo de empleados inmigrantes. En 2020, 2.401 cartas de profesionales de salud fueron otorgadas, de las cuales la mitad a médicos formados en el extranjero.

Para Makih Fatelahi, médico en Kronoberg (sur), cuya identidad también fue cambiada según su petición, algunos temen no ser comprendidos.

"El problema es que ven tu nombre cuando toman la cita y no hay tiempo para establecer un contacto humano antes de que nos rechacen", dice este médico de 28 años.

Para el Ombudsman de la Igualdad (DO), Lars Arrhenius, escoger a su médicos según el color de piel es muestra de un "fenómeno preocupante" en la sociedad sueca.

"Todo está muy polarizado y es cada vez más duro cuando se habla de estos asuntos", dice.

Ahora el partido de extrema derecha, Demócratas de Suecia, con 20% de intenciones de voto en las encuestas, es la tercera fuerza política.

Suecia ha experimentado la duplicación de su población inmigrante en los últimos veinte años.

En 2020 se recibieron más de 3.500 quejas de discriminación. Y 1.146 se referían a asuntos "étnicos" en un país tradicionalmente homogéneo.

Único médico de origen extranjero en el centro donde ejerce, Navid Ghan dice no sentirse apoyado por sus superiores, que saben muy bien que hay racismo en varios pacientes.

Y muchos subrayan la falta de consignas internas para afrontar este tipo de comportamientos.

"Termina uno por no poner atención al asunto. Personalmente, para no dejar que las emociones me dominen, actúo con un algoritmo en mi cabeza: ¿ese paciente requiere de mi ayuda? Si es cierto, lo atiendo sin preocuparme por sus comentarios. Y si realmente no requiere de mi ayuda, se lo paso a otro colega", dice.

nzg/cbw/eg/zm

FUENTE: AFP

Temas de la nota

Dejá tu comentario