Internacionales

En 1958 Fidel Castro estuvo a punto de fusilar a Raúl, su hermano y sucesor

Estaba furioso porque las definiciones pro-comunistas del menor de los Castro habían llegado al dictador Fulgencio Batista.


En 1958, Fidel Castro estuvo a punto de fusilar a su hermano menor Raúl, el hombre que quedó a cargo de la isla tras su salida del poder en 2008.

Fidel enfureció porque la correspondencia de su hermano -adherente del Partido Comunista fue interceptada por personal de inteligencia del dictador Fulgencio Batista, quien la usó para denunciar que los rebeldes querían imponerun régimen bolchevique, similar al de la Unión Soviética.

En ese momento Fidel -que provenía del partido Ortodoxo- no quería saber nada con los dogmas marxistas de su hermano.

"¡Odio tanto el imperialismo yanki como el soviético! ¡No estoy rompiéndome los cuernos luchando contra una dictadura para caer en otra!"

El cruce epistolar de Raúl con otro comandante, Ernesto "Che" Guevara, versaba sobre el futuro de la revolución en caso que ésta triunfara.

Mientras Guevara ponía en duda la instauración del modelo ruso, el menos flexible Raúl creía a rajatabla en una sociedad sin explotadores ni explotados, y creía perfectamente posible poner en funcionamiento asi en un país tropical.

Toda esta discusión puso en alerta al aparato represivo de Batista, lo que enloqueció a Fidel, quien quiso deshacerse de su hermano por comedido y poco discreto.

Lo hubiera hecho -como lo hizo con otros combatientes- si no hubiera sido por la intermediación de Celia Sánchez, una lugarteniente de Castro que por entonces era su pareja.

En 1961, Fidel salió del esquema nacionalista y reconoció la adhesión de la revolución al marxismo. En 1965 fundó el Partido Comunista de Cuba.

El periodista español Enrique Meneses se encontraba acostado en una hamaca cuando un sonoro grito interrumpe su descanso. "¡En cuanto llegue lo fusilo! ¡Me importa un carajo que sea mi hermano! ¡Lo fusilo!"

El periodista español Enrique Meneses se encontraba acostado en una hamaca cuando un sonoro grito interrumpe su descanso. "¡En cuanto llegue lo fusilo! ¡Me importa un carajo que sea mi hermano! ¡Lo fusilo!"

Meneses era fotógrafo y reportero y estaba en Sierra Maestra acompañando a los rebeldes cuando sucedió esta anécdota, una de las muchas que cuenta en la reedición de "Fidel Castro, patria y libertad" de inminente publicación.

El periodista murió en 2013 a los 83 años, y pidió expresamente que este libro no se publicara hasta la muerte de Fidel.

Allí recorre los primeros años de la revolució, cuando Raúl era bastante más radical que Fidel. De hecho, el menor de los Castro se hizo cargo del ejército y creó las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), primeras cárceles para rebeldes, católicos y, sobre todo, homosexuales.

Escribió varios libros sobre los Castro y la revolución cubana, pero se cree que este es la obra definitiva, porque actualiza mucha información publicada antes y agrega nuevas fotos inéditas del proceso que terminó con el acceso al poder de los rebeldes en 1959.

View post on imgur.com

Meneses había conocido a Fidel en diciembre de 1957 y rápidamente se hicieron cercanos.

Su material salió del país en una caja de 12 botellas de whisky y fue una de las más impresonantes exclusiva -de una carrera realment impresionante- que se publicó en la revista París Match.

Cobró tres millones de pesetas por ese trabajo que llevó once pacientes y peligrosos meses.

Participó de batallas y sus negativas salían en enaguas de jovencitas que viajaban entre La Habana y Miami.

Se hizo tan famoso por sus reportajes que los estudios de Hollywood le encargaron entonces que filmara en Sierra Maestra de cara a un proyecto para filmar una película sobre la revolución cubana.

El actor que iba a dar vida a Fidel era alguien que no se caracterizaba por confraternizar con la guerrilla: John Wayne.

Finalmente Meneses hizo las tomas, cobró por ellas pero el plan nunca se concretó, según narró en sus memorias oficiales "Hasta aquí hemos llegado"

View post on imgur.com

Dejá tu comentario