SociedadBallet Nacional del Sodre | María Noel Riccetto | Julio Bocca

Emocionada y agradecida, María Noel Riccetto anunció su retiro del Ballet del Sodre

Será un año de despedida para la primera bailarina del BNS, que a los 39 años resolvió colgar las puntas. Recorrerá el país con varias producciones.

“Estoy muy contenta, a pesar de las lágrimas”, dijo Riccetto a Subrayado. Fue una decisión muy pensada y consultada con mucha gente. “Es algo que se ha dado bastante natural”, afirmó.

Riccetto tiene por delante un año de celebración. Además de participar de la gira nacional, se retirará en diciembre con “Manón”, una desafiante producción propuesta por ella.

La elegida como la mejor bailarina del mundo en 2017 por el premio “Benois de la Danse”, planea una despedida propia, con un evento multitudinario que aún no tiene fecha ni lugar designado.

SU CARRERA

Suerte, talento y trabajo, con esas tres palabras se define María Noel Riccetto. Confesó que a pesar de su impresionante trayectoria nunca pretendió ser alguien que no es.

Riccetto anunció su retiro a lo 39 años, después de 33 años dedicados al ballet. A los 8 años ingresa a la Escuela Nacional de Danza y a los 16 al Ballet Nacional del Sodre.

Dos años más tarde viaja becada a Estados Unidos para perfeccionarse y termina siendo contratada por el American Ballet Theatre, una de las compañías más prestigiosas del mundo en la que reside como solista hasta 2012, y trabaja con coreógrafos y bailarines de primer nivel mundial como Julio Bocca, quien termina propiciando su retorno al BNS.

En el año 2010 fue elegida como doble de danza de la actriz Mila Kunis en la película “El cisne negro”.

Luego de participar como invitada de la temporada 2012 del BNS, se integra definitivamente en 2013 como primera bailarina residente participando de producciones como la “Sílfide”, “El lago de los cisnes”, “Don Quijote” y “Copelia”, entre otras.

En 2017, es premiada con el prestigioso “Benois de la Danse” como mejor bailarina por su rol de Tatiana en “Onegin” de John Cranko.

Su excelencia y su humildad se han ganado el cariño de la gente que agotaba las entradas para verla bailar. El secreto: tener paciencia y amor.

MEJORES RICCETTO

Dejá tu comentario