Deportes Carrasco | Fútbol | Álvaro Recoba, "El Chino" | Fénix

El último hallazgo de JR Carrasco: Julio César Recoba, hijo de "El Chino" debuta en Fénix a los 23 años

El joven no tiene relación personal con la exestrella del Inter, pero lo admira mucho. Antes del reinicio del Apertura hizo su presentación ante los medios

Proveniente de Basañez, Julio Recoba desembarcó esta temporada en Fénix. A los 23 años busca un lugar en el fútbol, a una edad en la que su padre biológico ya deslumbraba en el Calcio.

Carrasco se interesó en él luego de algunos amistosos entre Basañez y Fénix. Adán Machado, su técnico de entonces, se lo presentó a Carrasco.

Al cabo de un tiempo, JR lo pidió y desde hace unas semanas entrena con el plantel principal de Capurro

Recoba se considera un asistidor y no un goleador. Dice que le gusta andar con la pelota y probar desde afuera del área.

De su padre, dijo, admitió que no tiene mucho. "Un poco la cara, según me dicen", contó un poco en broma, un poco en serio.

Hablando con el programa 100% Deporte declaró: “Desde chico me dicen Chinito. Mucha gente me dice Julio por no decirme Chino, pero yo les digo que me siento cómodo si me dicen Chino. No tomo mucha conciencia sobre de quién soy hijo. Me considero una persona normal y así he sido siempre. Nunca tomé el apodo como una presión. Trato de ser yo mismo, siempre tratando de priorizar la humildad y el respeto”.

Con Álvaro Recoba no ha tenido relación, aunque sí con Raúl, su abuelo. No pierde las esperanzas de, algún día, poder charlar con quien ademas de su padre es un ídolo deportivo.

“De gurí a veces no se comprenden las cosas y era más negado. Hoy, siendo un poco más maduro en algunos aspectos, estoy abierto a que si se tiene que dar, se dé. Pero que se dé naturalmente. Seguramente ni de su parte ni de la mía será algo que salga, pero si se da de casualidad, estoy abierto a una charla porque me siento maduro”,

Al principio su contacto con la familia Recoba era el abogado Alejandro Balbi, a quien también admira. Verlo en su estudio lo inspiró para estudiar Derecho cuando su vocación por el fútbol empezó a flaquear hace algún tiempo.

En ese entonces estaba en las divisiones juveniles de Liverpool, como suplente de quien luego sería un crack: Nico De la Cruz, hoy en River argentino.

Sus incursiones por el fútbol comenzaron en Miramar Misiones, pasó por la séptima de Nacional y luego recaló en Liverpool, donde estuvo hasta cuarta división.

“Terminé el liceo y empecé la carrera de abogacía, que es algo que me gusta desde chico. Me fui a probar a distintos equipos y en varios no quedé. Surgió la chance de ir a Basáñez, donde dirigía Adán Machado. Le estoy muy agradecido a él y a Humberto Schiavone. Después de estar un tiempo parado, llegar a Basáñez para mí era como jugar en el Barcelona. Es un club bien de barrio en el que me sentí muy cómodo”, recordó.

“La amistad de Adán con Carrasco hizo que jugáramos muchos amistosos con ellos, hasta uno por semana. Para mí esos amistosos eran como una final. Al tiempo Adán me dijo que Carrasco había preguntado por mí. Hasta que no pasa uno intenta mantenerse tranquilo. En enero de 2019 me llamaron y fui. Estoy muy cómodo hasta el día de hoy”, reconoció-

“Juan es un técnico muy exigente y difiere un poco de lo tradicional. Apuesta al juego intenso y de ataque. Tiene su librito y siempre dice que si nos aplicamos con él, juega cualquiera. No se casa con nadie y siempre lo tiene a uno con una motivación diaria. Está constantemente corrigiéndonos y enseñándonos. Te mantiene a la expectativa de que en cualquier momento te puede tocar”, señaló.

Dejá tu comentario