El TEDH examina la delicada cuestión de la repatriación de mujeres y niños de yihadistas

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) examinó este miércoles las demandas de dos familias que piden a Francia repatriar desde Siria a sus hijas, parejas de yihadistas, y a sus nietos, un quebradero de cabeza para la comunidad internacional desde 2019.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) examinó este miércoles las demandas de dos familias que piden a Francia repatriar desde Siria a sus hijas, parejas de yihadistas, y a sus nietos, un quebradero de cabeza para la comunidad internacional desde 2019.

Símbolo del carácter delicado de la cuestión de las repatriaciones --sobre todo desde la derrota del grupo Estado Islámico (EI) en marzo de 2019-- siete países se constituyeron como terceras partes en el caso: España, Holanda, el Reino Unido, Bélgica, Suecia, Noruega y Dinamarca.

"Esperamos que el Tribunal condene a Francia por violar sus obligaciones, ya que (...) expone a estos niños y a sus madres a un trato inhumano y degradante" al no repatriarlos, dijeron a la AFP Marie Dosé y Laurent Pettiti, abogados de las familias.

Las dos jóvenes se marcharon de Francia en 2014 y 2015, respectivamente, rumbo a Siria, donde dieron a luz a varios niños. Ahora, las mujeres de 30 y 32 años y los niños se encuentran retenidos desde 2019 en campos controlados por fuerzas kurdas en ese país.

Antes de la audiencia en la corte paneuropea con sede en Estrasburgo (noreste de Francia), los letrados estimaron que "estos menores son víctimas de la guerra y sus madres deben responder de sus actos ante el único país en el que pueden ser juzgadas: Francia".

Los abogados consideran que Francia viola el derecho a la vida familiar, protegido por el Convenio Europeo de Derechos Humanos, ya que sus clientes "no tienen acceso a sus padres y a sus abuelos", así como el derecho de un ciudadano de regresar a su país.

El director jurídico del ministerio francés de Relaciones Exteriores, François Alabrune, sostuvo durante la audiencia que no pueden ser responsables de la situación de esas mujeres y niños, en un territorio donde carecen de representación diplomática desde 2012.

Y recordó que la voluntad del gobierno francés es que "los adultos sean juzgados lo más cerca posible del lugar donde perpetraron sus crímenes, en Irak o en Siria, por jurisdicciones locales o internacionales".

Como los tribunales en Francia se declararon "incompetentes" sobre una repatriación desde un país extranjero, los familiares de las mujeres llevaron el caso al alto tribunal europeo. La decisión de la Gran Sala del TEDH se espera dentro de varios meses.

Sus 17 magistrados deben examinar las "consecuencias extraterritoriales de las decisiones u omisiones" de Francia, así como las condiciones en las que el gobierno procedió a la repatriación de menores franceses en marzo y junio de 2019.

Los abogados de las familias defendieron ante los magistrados que Francia puede llevar a cabo las repatriaciones, como los 35 niños evacuados en el pasado, y que las autoridades kurdas "no pueden ni quieren juzgar" a los adultos. Unos 200 niños seguirían en los campos, según los letrados.

- Más allá de Francia -

El fallo del TEDH interesa más allá de Francia, máxime cuando según cifras de marzo de Human Rights Watch (HRW), casi 43.000 extranjeros, entre ellos 27.500 niños, están detenidos en el noreste de Siria. Los hombres en prisiones y las mujeres y niños en campos.

En Europa, cada país adoptó su estrategia. Los nórdicos, al principio reticentes, decidieron traer de vuelta a sus ciudadanos, pero con cuentagotas: Dinamarca trajo a 19 niños y 3 madres, Suecia a 3 mujeres y sus 6 hijos y Finlandia a 20 menores y seis madres.

Holanda repatrió a una mujer y cinco niños, mientras que la vecina Bélgica prometió a "hacer todo lo posible" para traer de vuelta a los menores. En total desde 2017, repatrió a 18 adultos y 43 menores, según una fuente de seguridad belga.

Rusia, 4.500 de cuyos ciudadanos se enrolaron en el EI, fue una de las primeras potencias extranjeras en organizar sus regresos de Siria e Irak. Al menos 341 niños fueron repatriados, muchos de ellos huérfanos, desde 2018, junto a varias madres.

En un informe publicado el jueves, la oenegé Save The Children insistió en la "urgencia" de repatriar, como lo piden también las fuerzas kurdas, al señalar que 62 niños han muerto en 2021 en los superpoblados campos de Al Hol y Roj por las condiciones de vida.

apz-tjc/erl

FUENTE: AFP

Temas de la nota

Dejá tu comentario