InternacionalesEconomía | FMI | Argentina

El regreso del FMI a la Argentina: protestas públicas, condicionamientos privados

El préstamo stand by de 30.000 millones de dólares deja en evidencia el "agujero negro" de la crisis que puede avecinarse en el país gobernado por Macri.

Argentina está convulsionada por el inevitable regreso del Fondo Monetaria Internacional y la sombra de sus condicionamientos.

Por estas horas, el equipo económico de Mauricio Macri negocia un préstamo stand by y lo que se espera es que, a cambio, el FMI reclame más ajustes en el gasto.

¿Qué significa esto? Posible desaceleración de la obra pública, cambios estructurales en la edad de retiro de jubilaciones y en la escala de estos beneficios, ajustes salariales por debajo de la inflación, entre muchas otras cosas.

Sería un préstamo de “alto acceso” de US$ 30.000 millones a disponibilidad. Es la línea tradicional del organismo, que pone los fondos a disposición de países en crisis. Podrían ser desembolsados o quedar en disponibilidad si Argentina los precisara en algún momento

Según comunicó el equipo argentino liderado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, la Argentina pidió este tipo de acuerdo financiero, de entre los varios que ofrece el organismo, y aclaró que “los equipos técnicos están en este momento intercambiando información”.

Fuentes de la negociación dijeron a Clarín que este proceso dura “típicamente cerca de 6 semanas”.

Lo paradójico es que Dujovne se ha tenido que sentar amablemente a pedir préstamos con una entidad a la que, en años anteriores, cuando era simplemente columnista de un programa de TV (Odisea Argentina en la señal TN), decía que era una etapa superada a la que no se debía volver.

Se estima que el ministro buscará un apoyo político del Gobierno de Donald Trump para este acuerdo, pero también para la aprobación en el directorio del FMI de lo que pida la Argentina.

Dujovne explicó que el acuerdo con el FMI es "una línea de créditos" para ser "menos vulnerables".

CONSENSOS IMPROBABLES, FUERA "PIRATAS"

Al mismo tiempo, el gobierno debe construir consensos improbables con la oposición. A lo sumo, dicen los analistas, y no es un hecho menor, Macri tendrá como apoyo a una buena parte de los gobernadores, sin importar el pelo político.

¿Por qué? Porque ellos saldrán a flote o se hundirán con el gobierno. Necesitan el apoyo del gobierno central para desplegar su actividad y en la práctica son quienes conocen el país real, el que está más allá de las estadísticas.

Toda corrida bancaria tiene un componente psicológico. Por eso el gobierno salió a pedir tranquilidad.

El jefe de gabinete Marcos Peña ratificó el rumbo económico, el gradualismo y el tipo de cambio flotante. "Estamos en perfectas condiciones para superar esta transición política y económica sin traumas y salir fortalecidos", afirmó.

Mientras la Cámara de Diputados debatía el proyecto opositor para moderar los aumentos, miles de personas protestaron en la calle.

Al grito de "no a los piratas del FMI" centenares de argentinos salieron al cruce de la inestabilidad económica.

"HAY QUE ELEGIR ENTRE COSAS MUY MALAS"

La situación es suficientemente grave, al punto que el exviceministro de Economía Guillermo Nielsen, el último que negoció en 2005 una carta intención con el FMI, dijo que los condicionamientos existirán, que no hay prestamos que no lo tenga,

En el programa "A dos voces", quien fuera el hombre del exministro Lavagna al frente de esas negociaciones, declaró: "acá no hay paraísos, hay que elegir entre cosas muy feas".

Consideró gravísima "la situación financiera interna", al sostener que con tasas del 40% para las pymes conseguir liquidez se transforma en impagable.

LAS FRASES DE NIELSEN EN "A DOS VOCES"

El diario Perfil condensó algunas frases del exnegociador de deuda pública argentina a lo largo del programa de TV. Sus dichos son significativos.

* Cuando hicimos con el ministro Lavagna hicimos el último acuerdo en 2005 estábamos completamente jugados a crear las condiciones para que una situación como la que estamos viendo estos últimos días nunca más se volviese a repetir en la Argentina.

* Esta noticia fue tan sorpresiva, no solo para los argentinos, sino que sorprendió hasta al Departamento del Estado y el propio FMI.

* Esto es la primera vez que pasa en un país con 66 mil millones de dólares de reservas, que tiene 'credit default swaps' que cotizan en New York, que son los seguros contra default y estaban en 400 o 450, lo que significaba que el mercado no veía una situación posible de default en Argentina en el corto plazo.

* Faltó la jugada a fondo y el profesionalismo de defender algo a partir de los recursos propios.

* Esta decisión de volver al FMI va a aumentar el riego país de Argentina durante muchos, muchos años, porque indica un país que es incapaz, teniendo recursos, de enderezar el barco.

* En situaciones de crisis, que se preanunciaron mucho antes hay que ponerse a trabajar, lo que hubiese correspondido es ponerse a trabajar en ese fin de semana largo del 1° de mayo, hacer una conferencia de prensa y anunciar nuevas metas fiscales, que es lo que está faltando. Y eso no se hizo, se reaccionó tarde y con insuficiencia.

* Poner como gran logro bajar en 3200 millones el gasto público es una cosa que no alcanza, visiblemente no alcanza.

* Hay dos cosas que hay que mirar, el viernes la tasa del corredor de pases del BCRA se llegó al 40%. Con 40% de tasa quiere decir que el acceso a la liquidez de las Pymes, si lo logra, es al menos del 120% anual. Y ayer el Banco Nación salió del descuento de cheques, así la situación desde el punto de vista financiero interno es gravísima.

* ¿Cómo se puede bajar la tasa? Solamente con un programa fiscal ambicioso, en la medida que se baje el gasto se puede bajar la tasa, porque la tasa está aniquilando la actividad.

* El que sabe de cuestiones comerciales sabe que hay hasta problemas de abastecimiento, porque no se sabe a qué precio cotizar, y los comerciantes no saben cuanto les va a costar descontar cheques, porque no consiguen, tienen que ir a las cuevas a niveles prohibitivos.

* Bajar el gasto es suspender la obra pública, por un lado, pero a mediano plazo hay que revisar renglón por renglón el Presupuesto.

* Suspender obra pública deja gente sin trabajo, es cierto, pero una crisis como la del 2001 deja muchísima más gente sin trabajo que suspender la obra pública a tiempo.

* Acá no hay paraísos, estamos eligiendo entre cosas muy feas.

* Esto no tiene comparación ni con el Blindaje ni con el 2001, como algunos medios lo quieren poner. Hay una situación complicada y hay que ser proactivo, el Gobierno dejó que las cosas fuesen, actuó con parsimonia totalmente inadecuada.

* Esto de que volver al Fondo van a ser 30 mil millones, que va a ser con facilidades extendidas, con condiciones supersuaves, y al día siguiente ya hablar de un stand by orotodoxo, quiere decir desembolsos graduales trimestrales contra cumplimiento de metas, pone en jaque la forma de manejar la economía de Cambiemos de todos estos años.

Dejá tu comentario