InternacionalesHarry y Meghan | Príncipe Harry | Meghan Markle | Boda Real

El príncipe Harry y Meghan Markle viven su cuento de hadas ante los ojos del mundo

Podés seguir la transmisión en vivo de todo lo que ocurre en Windsor en la web de Subrayado

Llegó el día. Después de todo lo que se dijo y especuló, después de todos los dimes y diretes en torno a la novia y su familia, llegó el día de la Boda Real y Europa se viste de lujo.

Desde las 8 hora de Inglaterra (en esta nota publicaremos los horarios de Uruguay) se producen todas las instancias previas al evento que engalardona a la ciudad inglesa Windsor.

Miles y miles de personas, entre quienes pasaron la noche en la ciudad y quienes madrugaron para tomar el tren, llegaron este sábado para vivir en persona la boda del príncipe Harry y Meghan Markle.

"Es como un cuento de hadas", suspiraba un turista en el primer tren que partía a Windsor desde la estación londinense de Paddington, bautizado para la ocasión como el "Harry and Meghan Central".

Al llegar a esta localidad a orillas del Támesis que este sábado recibirá a 100.000 personas -más de tres veces su población-, los visitantes fueron recibidos por un cielo azul, policía fuertemente armada y escáners como los de los aeropuertos.

Tras superar esos primeros obstáculos, empezaron la caminata para unirse a los que pasaron la noche aquí, con el fin de buscar un buen lugar en el recorrido que harán los recién casados en carroza descubierta.

"Hacía tanto frío la pasada noche, no he pegado ojo, pero nadie se fue", dijo a AFP Maureen Hayward, una jubilada que llegó a Windsor el viernes por la tarde.

"Estuvo bien. Hacía frío pero nos tomamos unas copas, tratamos de dormir, y no pudimos", afirmaba Pippa Natschall, que vino de Australia para el gran día.

"Sólo había un lavabo en el lugar y una larga cola", añadió esta mujer de 46 años, que delimitó su zona de acampada con banderas británicas.

POR TODAS PARTES, LA UNION JACK

Los colores de la Union Jack, la bandera británica roja, blanca y azul, dominaban las calles.

Dos canadienses vestían un traje de una pieza con la hoja de arce de la bandera de su país, otro vestía como Mr Bean, el personaje cómico encarnado por el actor Rowan Atkinson. También los había que vestían la bandera estadounidense y legiones que portaban la británica.

La fiesta empezó pronto para los somnolientos pasajeros del primer tren desde Londres, poco después de las 5 de la mañana ( 1 am de Uruguay), desde la estación de Paddington. Como es día de tradiciones británicas, el tren salió con retraso.

"Me desperté a las cuatro de la mañana cuando tenía 12 años para ver casarse a la princesa Diana y desde entonces estoy enganchada", explicó Heather Miller, de 49 años, estadounidense de Colorado (oeste), mientras esperaba el tren vestida con una camiseta con la foto de los novios.

La acompañaban Karen Wallace, de 53 años, y su marido, no tan entusiasmado con todo este asunto.

Según la policía del Valle del Támesis, 5.000 periodistas cubrirán los fastos en Windsor.

Los admiradores más radicales de la familia real llevan días en la ciudad, distraídos por el trasiego de policía y equipos de televisión.

"NOS ENVIDIAN"

La ciudad es una fortaleza: hay barreras por todas partes, el centro está cerrado al tráfico y hay francotiradores de la policía en numerosas azoteas.

Quienes llegaron el jueves a Windsor saborearon ya los aperitivos de la boda, como el ensayo del jueves en el que participaron los novios. El viernes por la tarde, Enrique y su hermano Guillermo, su padrino de bodas, salieron a saludar a la gente congregada a las puertas del castillo de Windsor, estrechando manos y charlando brevemente con ellos.

La enfermera jubilada Cynthia Osborne viajó desde Gales (sudoeste), ataviada con un vestido con la bandera británica y un sombrero con el dragón de la enseña galesa.

Unos estadounidenses pidieron hacerse una foto con ella.

"Creo que nos tienen un poco de envidia, no sólo los estadounidenses, sino también los europeos", dijo a la AFP tras hacerse la foto.

AGENDA REAL

La boda del príncipe Enrique y Meghan Markle se desarrollará con la precisión de un reloj suizo, como es tradición en la familia real inglesa.

A la ceremonia nupcial le seguirá un paseo en carruaje de los novios, una recepción-almuerzo ofrecida por la reina Isabel II y una fiesta por la noche organizada por el padre del novio, el príncipe Carlos.

Estos son los detalles del programa del día, confirmados hasta ahora por el palacio de Kensington:

-- 05.00 am: unos 2.640 miembros del público empiezan a entrar en el recinto del castillo de Windsor, a una hora de Londres en dirección oeste. Entre ellos hay jóvenes que han mostrado liderazgo en sus campos, miembros de organizaciones de beneficencia, escolares locales y personal de la Casa Real.

-- 05.30 am: los invitados a la ceremonia en la iglesia de San Jorge empiezan a ocupar sus puestos. Llegan en carroza hasta la Torre Redonda (Round Tower) del castillo y caminan hasta la puerta sur de la iglesia.

-- 07.00: llegan a la iglesia los últimos invitados no miembros de la familia real.

-- 07.30 am: los miembros de la familia real empiezan a llegar en auto o a pie. Entran en la capilla por la puerta Galilea, en el costado sur, la única puerta de la iglesia original del siglo XIII que queda.

El príncipe Enrique y su padrino, su hermano Guillermo, llegan a la escalinata oeste de la iglesia, probablemente a pie.

Será entonces cuando Markle y su madre Doria Ragland dejen el lugar en el que pasaron la noche y vayan en auto hasta la iglesia.

Las damas de honor se le unirán antes de entrar en la iglesia, también por la escalinata oeste.

-- 08.00 am: empieza la ceremonia. Thomas Markle lleva a su hija hasta el altar.

El deán de Windsor, David Conner, oficiará la boda junto con el máximo responsable de la Iglesia anglicana en Estados Unidos, el obispo presidente Michael Bruce Curry, que pronunciará la homilía. Justin Welby, arzobispo de Canterbury, tomará los votos matrimoniales.

Los tres hermanos de la difunta princesa Diana, la madre de Enrique, asistirán a la boda. Su hermana Lady Jane Fellowes hará una lectura.

-- 09.00 am: los recién casados abandonan la iglesia por la escalinata oeste.

Los miembros de la familia les saludarán desde las escaleras cuando partan para un paseo en carroza por Windsor de aproximadamente 25 minutos.

El recorrido pasará por la calle principal de la ciudad y la avenida arbolada que lleva al castillo de Windsor, donde concluirá.

La carroza elegida es la Ascot Landau, e irá escoltada por el Regimiento montado de caballería (Household Cavalry Mounted Regiment). Cuatro caballos grises, como es la tradición con la familia real británica, tirarán de la carroza.

Si hace mal tiempo, la carroza elegida será la 1830 Scottish, que tiene unas ventanas mayores y paneles transparentes en el techo.

-- Almuerzo: recepción que ofrecerá Isabel II en el Salón San Jorge del castillo a la pareja y a los 600 invitados de la iglesia.

Luego, los recién casados y miembros de la familia real posarán para las fotos oficiales, que tomará Alexi Lubomirski.

-- Noche: el padre de Enrique, el príncipe Carlos, organiza una fiesta privada para 200 amigos y familiares en la Mansión Frogmore.

FUENTE: EN BASE A AFP

Dejá tu comentario