Internacionales Papa | pedófilo | sacerdote

El papa calificó de "doloroso" informe sobre excardenal pedófilo Theodoro McCarrick

"Renuevo mi cercanía a las víctimas de cada abuso y el compromiso de la Iglesia para erradicar este mal", dijo Francisco. El acusado, de 90 años, vive en un convento en Texas. Era conocido como el "tio Ted" y fue un gran recaudador de fondos para el Vaticano

El papa Francisco manifestó este miércoles su solidaridad con las víctimas de abusos sexuales cometidos por religiosos y reiteró el compromiso de la Iglesia para erradicar la pedofilia, tras la divulgación la víspera del informe sobre el excardenal Theodore McCarrick.

"Ayer se publicó el informe sobre el doloroso caso del ex cardenal Theodore McCarrick", afirmó el papa al término de la audiencia de miércoles celebrada en streaming desde la biblioteca del Palacio Apostólico.

"Renuevo mi cercanía a las víctimas de cada abuso y el compromiso de la Iglesia para erradicar este mal", agregó.

Nadie sabe dónde se encuentra el acusado. Hasta enero, McCarrick se alojaba en un convento de Kansas. Había estado allí desde 2018.

La Agencia Católica de Noticias informó en enero que McCarrick y el personal del convento franciscano estaban preocupados por el informe del Vaticano y la prensa y los problemas que podría generar.

Finalmente la Santa Sede publicó el martes un informe de 450 páginas, elaborado a pedido del papa Francisco, sobre el caso del ex cardenal y arzobispo de Washington, despojado de su título en 2018 a los 87 años, y en 2019 de su condición de sacerdote, tras acusaciones de abusos sexuales a menores.

En el informe, el Vaticano excluye que existiera una conspiración del silencio para proteger al influyente cardenal estadounidense, aunque reconoce una cadena de errores y omisiones internas que favorecieron su espectacular carrera eclesiástica.

McCarrick, que desempeñó por décadas un papel clave en la recaudación de fondos para la Santa Sede por parte de donantes estadounidenses adinerados, se hacía llamar "Tío Ted".

Se trata de la investigación pública más amplia que la iglesia ha realizado en las últimas décadas sobre un purpurado.

"El Informe McCarrick, una dolorosa página de la cual la Iglesia aprende", reconoció Andrea Tornielli, director editorial del ministerio para la Comunicación del Vaticano.

"El informe representa también un acto de solicitud y cuidado pastoral del papa Francisco hacia la comunidad católica estadounidense, herida y desconcertada por el hecho de que McCarrick haya podido llegar a ocupar roles tan altos en la jerarquía", escribió Tornielli en la página web de Vaticano.

La investigación fue iniciada a mediados de 2018, duró dos años y analiza el ascenso al poder del poderoso arzobispo de Washington, actualmente de 90 años, quien fue por décadas amigo y confidente de presidentes, primeros ministros y atletas profesionales, además de ser un conocido diplomático a favor de la paz.

Pese a su fama de pederasta y quejas internas recibidas a partir de la década del 90, McCarrick llegó a ser uno los líderes más populares y conocidos de la Iglesia Católica de Estados Unidos.

Qué dice el informe

El texto, titulado “Informe sobre el conocimiento institucional y el proceso de toma de decisiones de la Santa Sede relacionados con el ex cardenal Theodore Edgar McCarrick ” fue supervisado por el secretario de estado del Vaticano.

En las semanas posteriores a la suspensión de McCarrick en junio de 2018, surgieron muchas otras acusaciones en su contra, así como revelaciones de que había habido algunas quejas ante la jerarquía de la iglesia a lo largo de los años junto con acuerdos legales entre las víctimas y tres diócesis de Nueva Jersey.

Hay informes en la década de 1990 de que algunos obispos y arzobispos enviaron quejas sobre McCarrick por tocar inapropiadamente a seminaristas y sacerdotes. Un sacerdote de Nueva York llamado Boniface Ramsey dijo que escribió en 2000 al embajador del Vaticano en los Estados Unidos con quejas similares sobre arreglos para dormir cuestionables. Un ex embajador del Vaticano en Estados Unidos, Carlo Vigano, alegó en una carta de 11 páginas en agosto de 2018 que las quejas eran tan desenfrenadas que Benedicto XVI impuso sanciones privadas a McCarrick, prohibiéndole celebrar misa públicamente o viaja.

El propio McCarrick le dijo a The Washington Post en 2002 que había sido acusado cuando estaba en Newark (donde trabajó de 1986 a 2000) a través de una carta sin firmar a otros miembros de la jerarquía eclesiástica acusándolo de abusar de los jóvenes de su propia familia. Le aseguró a The Post que se lo envió al embajador estadounidense del Vaticano. “Nunca pasó nada”, dijo McCarrick a The Post sobre el resultado de la carta.

El informe es un recuento de quién sabía qué y cuándo, y qué hizo o no al respecto. Muchos católicos esperan que culpe y resulte en el castigo de los clérigos, y aclare qué papel, si lo hubo, tuvieron los papas Juan Pablo II, Benedicto y Francisco en elevar a McCarrick o encubrir la conducta sexual inapropiada de McCarrick.

McCarrick enfrenta acusaciones en diferentes partes del país y en diferentes décadas, por lo que su responsabilidad legal es un mosaico, señaló Marci Hamilton, fundadora de Child USA, un grupo de expertos de la Universidad de Pensilvania que estudia el abuso infantil. Nueva Jersey y Nueva York abrieron recientemente ventanas legales para víctimas de abuso sexual infantil; ambos expiran a fines de 2021, expresó. Si alguna víctima experimentó abuso en Maryland, no existe un estatuto de limitaciones penales, indicó. Los estatutos penales de prescripción en la mayoría de los lugares expiraron hace mucho tiempo.

Una fuente con conocimiento directo de todas las afirmaciones que los funcionarios de la iglesia de EE. UU. enviaron al Vaticano le dijo a The Post en 2019 que la cantidad de quejas que involucran a personas menores de 18 años es de al menos 10.

Luego, en diciembre de 2019, otro hombre presentó una demanda, diciendo que McCarrick había abusado de él cuando tenía 14 años. La misma fuente, que habló bajo condición de anonimato porque el derecho canónico prohíbe a personas no autorizadas hablar sobre casos internos o incluso reconocer que los casos existen, dijo que al menos seis denuncias de abuso sexual por parte de seminaristas y ex seminaristas también fueron enviadas a Roma.

Entre sus presuntas víctimas se encuentran algunos que han hablado, incluido James Grein, un entrenador de tenis de Virginia que dijo que McCarrick lo bautizó y luego comenzó a abusar de él cuando Grein tenía 11 años, a fines de la década de 1960.

Dejá tu comentario