Nacional

"El Kiki" se disparó en la cabeza cuando la Policía lo iba a atrapar

Fue trasladado al Hospital de Clínicas con muerte cerebral. Un menor de edad fue detenido en el lugar. Era buscado por matar a dos mujeres.

Christian Damian Pastorino Pimentel, alias “el Kiki”, se disparó en la cabeza este martes de tarde cuando se encontraba rodeado por la Policía en la zona del kilómetro 21,700 de la ruta 8, en Camino del Oriente esquina calle 6, del barrio Don Márques.

Estaba escondido en una vivienda precaria, debajo de una cama, con un arma en cada mano. Cuando sintió que la Policía abría la puerta de la habitación, se disparó en la cabeza.

En un principio los policías que lo encontraron creyeron que estaba muerto, pero al ser trasladado a la Policlínica de Malinas se constató que aún respiraba. Los médicos confirmaron luego que tenía muerte cerebral, según informó a Subrayado el fiscal del caso Juan Gómez, y fue llevado al Hospital de Clínicas.

Gómez informó además que un menor de edad que estaba con "el Kiki" fue detenido y puesto a disposición del Juzgado de Adolescentes.

El fiscal aseguró que las tres armas encontradas junto al cuerpo "coinciden" con la que se usó en el asalto al supermercado Vero de La Blanqueda, el sábado, cuando "el Kiki" asaltó el comercio y mató a una de las cajeras. También hirió al guardia de seguridad.

Al respecto, Gómez aseguró que "el Kiki" estaba solo cuando asaltó el supermercado y que huyó en la moto que utilizaba.

También dijo que tenía contactos con otros delincuentes, que seguramente lo ayudaron a esconderse durante los últimos dos meses.

Con estas armas estaba el delincuente escondido:

DOBLE HOMICIDA. El joven de 22 años era buscado desde diciembre del año pasado por matar a su pareja adelante de sus hijos.

En esa ocasión amenazó de muerte a su propia madre por haberlo delatado. Entrevistada por Telenoche, la mujer dijo que su hijo prefería estar "muerto que en la cárcel", y en función de esa premisa actuó hoy, disparándose un tiro en la cabeza en el momento en que su captura era inminente. 

Desde este sábado era buscado además por el asesinato de Florencia Cabrera, cajera del supermercado de La Blanqueada. Le disparó por la espalda cuando huía del lugar.

También le disparó al guardia de seguridad del lugar, que está internado con la bala alojada en la médula, y corre riesgo de muerte. 

 

FOTO: (Subrayado) La vivienda donde se escondía "el Kiki".

NOTA: Fueron cerrados los comentarios en esta nota por incitación a la violencia y por incluir la foto del delincuente con el disparo en la cabeza.

 

Dejá tu comentario