PRÓXIMO VIVO 17:55HS
RECIBÍ EL NEWSLETTER
CAÍDA DE BANDA NARCO

El clan Figueroa Buscarón: así funcionaba una de las bandas más peligrosas de Montevideo

Liderada por una mujer conocida como "la Pita", recluida desde 2021, se habían apoderado del Complejo Quevedo de Jardines del Hipódromo. Conocé los detalles de cómo operaba.

08 de julio de 2022, 09:24hs

Un homicidio ocurrido en febrero en Artigas desencadenó en una investigación compleja que terminó involucrando a uno de los clanes delictivos más peligrosos de Montevideo. La víctima de ese crimen era una persona que hacía de intermediario entre una banda brasileña para traer droga a Uruguay. Esa droga luego llegaba a manos de este grupo criminal denominado "Figueroa Buscarón" que funcionaba en Montevideo y se estaba extendiendo.

El apellido Figueroa Buscarón es para la Policía uno de los más pesados en el ambiente del narcotráfico, solo por debajo de la banda catalogada como más peligrosa: la que lidera el famoso delincuente Luis “Betito” Suárez.

La cabecilla de los Figueroa Buscarón es Angelina, más conocida como "la Pita" y denominada como la reina narco de Jardines del Hipódromo. La mujer está en prisión desde 2021, cuando cayó luego de una investigación liderada por la Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas (Dgrtid)

En 2018 "la Pita" y su clan delictivo se apoderaron del Complejo Quevedo de Jardines del Hipódromo, en base a extorsión, amenazas y hasta promesas a los más vulnerables del barrio. Incluso colocaron rejas y varias cámaras de seguridad para tener el dominio total del lugar.

A pesar de estar recluida, desde la cárcel "la Pita" Figueroa siguió dominando el negocio de venta y distribución de droga, con ayuda de varios familiares, entre ellos su hijo, quien a pesar de que tiene sus capacidades físicas limitadas tras haber recibido 17 disparos, se encarga del negocio.

En total, los investigadores estiman que 50 personas trabajaban para la mujer. Entre ellos están los denominados tenientes, quienes responden directamente a ella, los soldados, quienes administran el negocio, y los perros, que son vigías de las bocas.

Luego de una investigación de meses, la Policía determinó que la mujer estaba intentando volver a tomar el control del complejo y del negocio, lo que llevó a que se detuviera a la gran mayoría de los integrantes del clan Figueroa Buscarón.

Unas 15 personas de esta banda terminaron en prisión. Adolfo Cuello Silvera, jefe de Policía de Artigas, contó a Subrayado Tarde cómo procedió la investigación y cómo fue que de un homicidio se llegó a desarticular a la banda criminal.

9 NARCO DOS

Dejá tu comentario