Nacional Carnaval 2012

El análisis de la octava etapa en el Teatro de Verano

Con entradas agotadas continuó en el Teatro de Verano el concurso de Carnaval. Mi Morena, La Cofradía, Zíngaros y Falta y Resto estuvieron en escena.

 

MI MORENA

Con la dirección artística de Mariana Percovich, la comparsa Mi Morena presentó su espectáculo llamado máquinas, que trata sobre la presencia e influencia de estas en la vida del hombre, desde la Revolución Industrial a la actualidad.

Mi Morena presenta una apuesta original por su contenido y por la concepción musical y estética que sorprendió y que tuvo un gran nivel artístico. Las figuras individuales más destacadas fueron Ruben Olivera, Yessy López y la debutante Samantha Navarro.

LA COFRADÍA

La murga de Sayago, que tiene como uno de sus libretistas al ex ministro de Economía Álvaro García, cumplió una buena labor. El cuplé sobre la inseguridad y los menores delincuentes está planteado con mucho ingenio, como para no repetirse a pesar de ser uno de los temas más recurrentes en este Carnaval.

También tuvo buenas dosis de humor y una polémica celebración de la muerte de Juan María Bordaberry, que fue ovacionada por el público. El rendimiento del coro deberá mejorar para la segunda rueda.

ZÍNGAROS

Después de aludir al Carnaval de Venecia en la presentación y con un buen lucimiento de sus bailarines y cantantes, los parodistas Zíngaros se introducen en las dos parodias. La primera sobre la agonía y el éxtasis en la relación de Miguel Ángel con el papa Julio II y de cómo aquel pinta la Capilla Sixtina. Y la segunda, basada en la película ganadora del último Oscar, "El discurso del rey".

El soporte humorístico del espectáculo corre por cuenta de Walter "Cucuzú" Brylka y los aportes de Ledys Araújo. Además, se lucen en la parte cantada los solistas Luis "Canario" Pereira y Lorena Ifrán.

FALTA Y RESTO

Falta y Resto decidió presentar una propuesta alejada de los moldes tradicionales en materia musical y eso conspiró para la mejor comprensión de un sustancioso libreto.

El conjunto se valió de muñecos para poner en escena tres murgas enfrentadas diciendo cada una su verdad. La murga tradicional un poco más complaciente; la murga más moderna, con un discurso rebelde y crítico y la propia Falta y Resto que también realiza críticas y que sobre el final sale a reivindicar a las murgas por la exclusión que sufrieron en los festejos del Bicentenario. Hacen una declaración muy emotiva, que es muy aplaudida por el público.

No quedó ninguna duda que la mejor de las tres murgas fue Falta y Resto.

Dejá tu comentario