Nacional

Ejecución de empresario: ¿ajuste de cuentas o una rapiña marcada?

Sin testigos, la Policía se encuentra a fojas cero. Investigan los últimos movimientos del asesinado, su entorno laboral e historia personal en busca de explicaciones

El empresario Alexandrer Latecki, de 53 años, ejecutado por delincuentes en la calle Canelones casi Bulevar, llevaba en la cajuela del auto 600.000 pesos, producto de la recaudación de sus dos estaciones de servicio en el fin de semana.  El dinero incluía cheques, no sólo efectivo.

La celeridad del episodio y el desconocimiento del delincuente acerca de la existencia de dinero, hizo que el robo se viera frustrado. El hombre forcejeó la puerta y al no poder abrirla, por pura frustración, disparó hacia adentro del vehículo de vidrios oscuros, según una de las hipótesis de la policía.

Latecki, separado y padre de una hija de 10 años, habitualmente cada dos o tres días llevaba la recaudación a una institución bancaria. Ese día salió de su estación ubicada en Constituyente y Roxlo, frente a OSE, y se dirigía a la zona de Pocitos.

Sus amigos y empleados solían decirle que no lo hiciera personalmente, pero el empresario era un hombre confiado. El dinero lo llevaba siempre en la parte de atrás de su Toyota Corolla.

La Policía tiene dudas que sea un atraco entregado, aunque es una cuadra en donde hay semáforo y los vehículos deben detenerse por unos minutos. Ese lapso de tiempo es el que empleó el rapiñero para intentar disuadir a Latecki a que le entregara el dinero.  Luego de disparar corrió unos metros donde lo esperaba su cómplice en moto y huyeron del lugar en forma inmediata.

 

FOJAS CERO. Los investigadores se plantean dos escenarios posibles: ¿se trató efectivamente de un desborde de violencia del delincuente durante el intento de rapiña? ¿O fue una acción para matarlo directamente?

El delincuente dispaó a quemarropa contra la ventanilla del auto de su víctima,

"Estamos a fojas cero", reconoció una fuente policial consultada por Subrayado.

Sin testigos directos del ataque, la reconstrucción de la escena del crimen posee más hipótesis que certezas.

El rapiñero que portaba el arma usaba casco, por lo cual se hace imposible un reconocimiento.

Uno de los hechos que llama poderosamente la atención de las autoridades es que el delincuente no pierde demasiado tiempo y apoya la pistola sobre la ventana y dispara.

Lo llamativo en todo caso es que el delincuente huyó de la escena y no intentó dañar a ninguna de las personas con quienes se cruzó en la huida.

La Policía busca las explicaciones en ex empleados, y en relaciones comerciales y personales de Latecki, en la búsqueda de explicaciones del intento de rapiña.

Dejá tu comentario