Nacional

Educación: negociación entre gobierno y sindicatos en foja cero

Las autoridades del Codicen pretendían desactivar el paro que rige hasta el jueves en los liceos pero se negó a dialogar con la Federación de Profesores. Para ellos es “d

 

Las autoridades del Codicen se reunieron con al Coordinadora de Sindicatos de la Enseñanza para intentar destrabar el conflicto e interceder en el paro de 72 horas que realizan los profesores en todos los liceos de Montevideo.

Pero lejos de llegar a un acercamiento, las partes quedaron más distantes.“El camino escogido es incorrecto de punta a punta”, sintetizó el vocero de la Coordinadora de Sindicatos de la Enseñanza, José Olivera, en diálogo con Subrayado

En ese sentido explicó que “el Codicen se niega a conversar directamente con la Fenapes (Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria) que es quien está llevando adelante el paro docente”.

Para Olivera “la Coordinadora no puede ser intermediaria de un conflicto que no es parte”. Pero en la vereda de en frente se encuentran las autoridades del Codicen que entienden -según Olivera- que “el único interlocutor válido es la Coordinadora”.

Por eso ahora la negociación entre las autoridades del Codicen y el sindicato volvió a foja cero. Los profesores se reunirán en las próximas horas para “evaluar los pasos a seguir ante esta negativa” y ver la posibilidad de “pedir un ámbito de negociación en el Ministerio de Trabajo”.

Mientras tanto, el paro en los liceos continuará hasta el jueves como estaba programado. Sobre este tema, los profesores entienden que el Codicen tuvo “una tónica desubicada en el cuestionamiento de las medidas”. 

DETERIORO. Los padres de los liceos que están con problemas edilicios y de funcionamiento se reunieron este lunes con las autoridades de la Anep y expresaron su disconformidad. Se trata de los liceos 45, 48, 62 y 70.

Cada centro de estudios tiene su problemática. Los padres del liceo 70 mantendrán este martes un encuentro para decidir qué pasos darán. Una de las propuestas es ocupar el propio centro de estudios, que funciona en un aparte de la Escuela Técnica Marítima de UTU, situada en los accesos y Carlos María Ramírez.

Ese centro funciona con dos baños químicos, pero tiene serios problemas edilicios. La Adscripción funciona en un pasillo, se instalaron contenedores para dar clases, no contaba con agua potable y además el lugar -hasta el mismo día de comenzar las clases- no tenía el predio desmalezado. Además, da a los fondos del arroyo Pantanoso y no cuenta con cerco perimetral. 

Dejá tu comentario