Política Edil | Partido Nacional | Soriano

Edil acusado de grabar a una colega en la ducha aseguró que "fue solo una broma"

El directorio del Partido Nacional resolvió este martes en una reunión enviar el caso a la Comisión de Ética.

El Partido Nacional envío a la Comisión de Ética el caso del edil de Soriano, que grabó a una compañera de su bancada mientras se bañaba. Ocurrió en un hotel de Paysandú donde se hospedaban los legisladores departamentales durante el Congreso Nacional de Ediles.

El presidente del directorio, Pablo Itarrualde, le confirmó al diario El País que le informó al edil involucrado que el caso pasaría la Comisión de Ética con ambas versiones. "También le di mi opinión personal sobre el caso y que entendía que debía dar un paso al costado, presentando la renuncia", aseguró.

EL HECHO

El hecho ocurrió en Paysandú cuando ambos ediles compartían una actividad convocada por el Partido Nacional en el departamento. La edila se estaba bañando en su habitación cuando se percató de que su compañero la estaba grabando.

Al darse cuenta de lo que estaba sucediendo, de inmediato le reclamó el teléfono para borrar el video, según informó el portal de noticias de Soriano Agesor.

RELATO DEL EDIL

El edil involucrado dialogó con el diario El País y aseguró que "está muy tranquilo porque solo fue una broma". Además remarcó que es una persona "de hacer muchas bromas, de chivear".

Relató que al llegar a la habitación, se entró a bañar y escuchó que en la pared pegada "las compañeras estaban con música y duchándose". Manifestó que en "tono de broma" sacó "la mano para afuera por la ventana y dijo: 'Foto'". El involucrado contó que luego de decir "foto", la edila fue a su habitación gritando y pateándole la puerta.

Al salir de su habitación, el edil contó que le aseguró a su compañera que "había sido una broma" y que "le mostró el teléfono para que viera que no había foto". "No pensé que se lo fuera a tomar así. No era para hacer el escándalo ese", agregó.

El edil narró que intentó comunicarse con la edila y que también lo hizo con su compañera de cuarto. Además dijo que recibió varios llamados de compañeros blancos que le preguntaron lo que había ocurrido. Subrayó no tuvo mala intención y puso a disposición su teléfono para que le hicieran pericias para "desmantelar las mentiras". Además aseguró al medio que no va a renunciar.