Economía española acelera crecimiento sin alcanzar expectativas

El Producto Interior Bruto (PIB) español progresó 2,0% en el tercer trimestre de 2021, una cifra superior a la del trimestre precedente (1,1%) pero inferior a las previsiones, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

29 de octubre de 2021, 05:58hs

El Producto Interior Bruto (PIB) español progresó 2,0% en el tercer trimestre de 2021, una cifra superior a la del trimestre precedente (1,1%) pero inferior a las previsiones, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El resultado confirma la recuperación progresiva de la actividad económica en uno de los países más golpeados por la pandemia de coronavirus, pero es menor al 2,8% previsto por el Banco de España en septiembre.

La variación interanual del PIB se sitúa en el 2,7%, frente al 17,5% del trimestre precedente.

Según el INE, la actividad económica en España se vio impulsada en el tercer trimestre por el sector servicios, que creció un 3,2% respecto al trimestre anterior, con un aumento del 7,9% en el comercio, el transporte y la hostelería tras la suavización de las restricciones por el coronavirus.

La actividad industrial creció un 2% y la construcción un 1,8%, mientras que el sector agrícola cayó un 5,5%.

La contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB fue de 1,5%, 15,8% inferior a la del segundo trimestre.

Por su parte, la demanda externa aportó 1,2%, un punto porcentual superior a la del trimestre pasado.

En este capítulo, las exportaciones de bienes y servicios presentaron una variación del 13,7% respecto al tercer trimestre de 2020, mientras que las importaciones de bienes y servicios variaron un 10,2% respecto al mismo trimestre del año anterior, pero 28,2% menos que en el segundo trimestre.

- Buena posición, nuevos riesgos -

"Estos datos nos colocan en una buena posición para afrontar" el cuarto trimestre, estimó el secretario de Estado de Economía Gonzalo García Andrés, advirtiendo que aparecerán riesgos como "los cuellos de botella en la oferta, el alza de los precios energéticos y su efecto en la inflación".

Aunque el gobierno había pronosticado que la economía española volvería este año a su nivel previo a la pandemia, lo ocurrido con las cifras del segundo trimestre matizó mucho el entusiasmo.

En ese periodo, el crecimiento fue del 1,1%, cuando se había barajado un 2,8%.

"Una rebaja de una magnitud tan elevada comporta de forma mecánica (...) una reducción sustancial de la tasa media de crecimiento del PIB para 2021, y en menor medida, también de la de 2022", dijo el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

El Banco de España preveía hasta ahora un crecimiento de 6,3% en 2021 y de 5,9% en 2022, y no revisó estas previsiones tras lo acontecido en el segundo trimestre.

Por su parte, el gobierno español, que preveía un crecimiento de 6,5% en 2021 y de 7% en 2022, no tiene intención por el momento de actualizar esas cifras, calificadas de "prudentes" por la ministra de Economía, Nadia Calviño.

- Inflación inédita desde 1992 -

El gobierno tendrá además que lidiar con una inflación no vista desde hace 30 años. Así, ésta continuó acelerándose en octubre hasta alcanzar un 5,5% a ritmo interanual, el nivel más elevado registrado desde septiembre de 1992.

La cifra representa una fuerte alza con respecto al mes de septiembre, que con 4% constituyó a su vez un récord desde 2008, y se explica principalmente por la subida de los precios de la electricidad y, en menor medida, de los precios del gas y los carburantes, que se incrementaron en un contexto de escalada a nivel mundial, según el INE.

España, que depende mucho del turismo, fue una de las economías occidentales más afectadas por la pandemia en 2020, con una caída del 10,8% del PIB.

El país terminó el año 2020 con más de medio millón de desempleados adicionales, especialmente en el turismo y la hostelería, donde el empleo, ya de por sí precario, fue barrido por la pandemia.

vab-al/mar/es

FUENTE: AFP

Temas de la nota

Dejá tu comentario