Nacional

Disparó al piso para intimidar: versión de policía detenido por matar a Cuña

Dos agravantes: usó arma de reglamento y como integrante de la Republicana no podía prestar servicio de seguridad en Coyote. Hay un segundo detenido

Un segundo policía quedó en calidad de detenido por la muerte del joven Nicolás Cuña en el segundo día de indagatoria por los incidentes en las afueras de la disco Coyote.

Este agente se presentó voluntariamente junto a otro. Ambos dijeron al juez Nelson Dos Santos que estaban allí en el momento de los disparos.

Dos Santos liberó al otro policía.

Fuentes policiales no supieron detallar qué hacian allí los dos integrantes de la fuerza: si estaban allí en su tiempo libre o trabajando como securities.

Hasta el momento, el juez tiene la versión del primer policía detenido, quien aparetemente es el dueño del arma que hirió de muerte a Cuña.

Se trata de un policía de la Guardia Republicana, quien integraba el staff de seguridad de Coyote.

Este hombre declaró que los incidentes se hicieron cada vez más tensos sobre las 4 de la madrugada.

En ese momento fue por su arma de reglamento y disparó dos veces contra el suelo para "intimidar", siempre de acuerdo a su relato.

No se dio cuenta que podría haber herido a alguien hasta que vio ambulancias y patrulleros alrededor de un joven tendido en el suelo.

Fue consultar a un policía que estaba en actividad y se enteró de lo que habia pasado.

Le dio a su colega la versión personal de los hechos y le dijo que si había algun herido podría haber sido ocasionado por él. La explicación es que la bala pudiera haber rebotado e impactado de forma accidental en el pecho de Cuña.

El policía quedó detenido. Más allá de la hipótesis accidental del disparo, su situación tiene agravantes. Para empezar no deberia haber usado su arma de reglamento en un lugar en el cual no estaba actuando como policía.

En segundo orden, a los policías se les está prohibido hacer lo que antes se conocía como servicio 223, es decir prestar funciones de seguridad en la actividad privada.

La nueva ley orgánica policial -de 2015- abolió esta posibilidad.

Dejá tu comentario